¿Son las gestaciones de la reproducción asistida más peligrosas que las espontáneas?

Desde hace al menos 40 o 50 años la edad cronológica de los 40 años tiene en el universo «ser madre» serias connotaciones de mayores riesgos, de más complicaciones y de peores resultados perinatales en general. El tema era intuido por nuestro mayores que acuñaron incluso un (despectivo) término de «primíparas añosas» para señalar (Santo Dios¡¡¡) a las mujeres de esa condición que se acercaban a parir a los centros hospitalarios de muchos lugares del mundo.

Ciertamente las complicaciones en los embarazos se acumulan por encima de esa edad y así lo atestiguamos muchos ginecólogos (revísese el tema en nuestro propio web en  https://www.neyro.com/2016/03/23/los-riesgos-perinatales-aumentan-por-encima-de-los-40-anos/)  Pero también es verdad que las edades de las mujeres en este siglo XXI ya no tiene la misma representatividad que en la mitad del pasado XX y es un hecho que la maternidad se prolonga ahora de forma casi generalizada a bien entrada la treintena (como mostramos en https://www.neyro.com/2015/06/17/espanolas-e-italianas-las-madres-primerizas-de-mayor-edad-en-toda-europa/)
image.png
Algunas de todas esas complicaciones tiene que ver con las patologías placentarias  más comunes, cuales son la placenta previa, el desprendimiento precoz de placenta, las placentas demasiado adherentes  y las anomalías de inserción del cordón umbilical; todas ellas se asocian con morbilidad y mortalidad materna y fetal. Por muchos investigadores se ha sugerido que podrían ser más frecuentes en los embarazos resultantes de técnicas de reproducción asistida (TRA). Hasta este extremo han llegado las cosas que algunos autores preconizan estudios genéticos casi obligados en embriones provenientes de mujeres de más de 40 años (como mostramnos en https://www.neyro.com/2016/12/09/es-obligado-el-estudio-cromosomico-del-embrion-en-tratamientos-de-fertilidad-a-mujeres-mayores-de-40-anos/)
Con estos antecedentes tiene mucho interés comentar un estudio titulado «Are singleton pregnancies after assisted reproduction technology (ART) associated with a higher risk of placental anomalies compared with non‐ART singleton pregnancies? A systematic review and meta‐analysis» y que fue publicado ya en mayo del pasado año 2018, por una revista de muy alto impacto (comprobable en https://obgyn.onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/1471-0528.15227) y cuya portada reproducimos abajo.
Los autores del manuscrito, con la intención de dilucidar si las TRA influían de veras en os resultados llevaron a cabo una búsqueda sistemática en MEDLINE, EMBASE, CENTRAL, Web of Science y Scopus (enero de 2018), seleccionando estudios de cohorte con información de anomalías placentarias en los embarazos únicos tras una TRA o concepción natural. Se hicieron las siguientes comparaciones: 1) embarazos TRA versus CE (concebido espontáneamente), 2) embarazos TRA versus no-TRA (no especificado), (3) TEC-TRA (transferencia de embrión congelado) versus CE, 4) embarazos TRA versus no-TRA (pacientes subfértiles).
Tras esta exhaustiva revisión, los autores identificaron 33 estudios de calidad baja/moderada con 124.215 casos de TRA y 6.054.729 embarazos no resultantes de TRA. El riesgo de placenta previa, desprendimiento de la placenta y placenta con adherencia patológica fue mayor en los casos con TRA que en los embarazos con CE: odds ratio 3,76, (95% IC 3,09‐4,59); OR 1,87 (95% IC 1,70‐2,06) y OR 2,27 (95% IC 1,79-2,87), respectivamente, para los tres riesgos mencionados (276%, 87% y 127% de incremento del riesgo relativo, nada menos, para cada una de las tres condiciones).
El riesgo de placenta previa y de desprendimiento de placenta fue mayor en los casos con TRA que sin TRA (pacientes subfértiles): OR 2,51 (95% IC 2,12-22,98) y OR 1,61 (95% IC 1,33‐1,95), respectivamente. El riesgo de placenta previa fue mayor, aunque no significativamente, en la TEC-TRA que en los embarazos con CE (OR 2,42; 95% IC 0,63-9,30).

En definitiva, los embarazos únicos resultantes de TRA se asocian con un mayor riesgo de anomalías placentarias en comparación con los embarazos que son concebidos espontáneamente. Siempre nos quedará la duda, comenta el Dr. Neyro, para finalizar, si las pacientes que tuvieron que recurrir a TRA estaban «negadas por la naturaleza» para concebir y gestar y esa «condición» influyó definitivamente en las condiciones de las gestaciones conseguidas; el debate está servido¡¡¡

2 comentarios sobre “¿Son las gestaciones de la reproducción asistida más peligrosas que las espontáneas?”

    1. Mi estimado Doctor de la Garza:

      Su seguimiento constante y que comparta mis noticias en su muro de facebook, que las comente aquí…, me llena de orgullo y de satisfacción.

      Respecto del famoso «parto humanizado», creo que como principios generales el asunto es más sencillo de lo que nos lo montamos a diario.

      Serían principios básicos, con la experiencia de nuestro centro (apenas un 11% de cesáreas sobre 7500 partos con un 6 por mil de mortalidad perinatal…) los siguientes:

      1. limitar los registros CTG antes de las 40 semanas en gestaciones normales y bien controladas.

      2. control de ecografía y CTG por 30 minutos en TODAS las gestaciones de 40 y 41 semanas.

      3. inducción electiva en TODAS las gestaciones de 41+5 semanas si no sucedió el parto espontáneo.

      4. control CTG intraparto de TODOS los partos (con posibilidades de pH fetal 24 horas / día, 7 días / semana)

      5. evitar TV intraparto antes de los 120 mnts del tacto previo, con seguimiento en partograma de Fiedman.

      6. si CTG es normal, permitir evolución espontánea del expulsivo hasta por 180 mnts, antes de acceder a parto instrumental.

      7. bloqueo epidural accesible 24 horas / día, 7 días / semana, para TODAS las gestantes que lo soliciten.

      8. con esas condiciones, cada mujer puede elegir su forma de asistencia MIENTRAS todo se desarrolle con normalidad; a partir de las complicaciones, decide el equipo médico (obviamente¡¡¡¡)

      9. en gestaciones podálicas, VE (por manos expertas) en las 37 semanas bajo sedación y relajación uterina en una sala contigua a un quirófano.

      10. dejamos FUERA de estos asertos las gestaciones complicadas, con co-morbilidades, las de desarrollo anormal, las múltiples…., todas las cuales tiene protocolos específicos, claro¡¡¡

      Con esos principios, si TODAS las gestaciones están dimensionadas entre las 7 y las 9 semanas de amenorrea y los controles periódicos son los habituales, se puede pretender humanizar el parto y que cada mujer elija la mejor forma de dirigir el suyo, acompañada de quien desee, con las posturas que mejor le vayan…, en fin…..

      Creo que podríamos charlarlo más despacio pero esos creo que son principios para ir desarrollando ideas…

      ¿He contestado a su pregunta, querido Óscar?

Responder a Dr. Neyro, José Luis MD, MSc, ExMpSEGO. Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *