La obesidad durante el embarazo se asocia con un riesgo futuro 3,5 veces mayor de diabetes en el niño

Podríamos decir que un titular tan expresivo, tan impactante es la conclusión fundamental de una nueva investigación que se ha publicado en ‘Diabetologia’; los autores, además, señalan que en caso de sobrepeso (Índice de masa corporal entre 25 y 30), el aumento del riesgo es del 40%. Y es que ya sabíamos que el embarazo y la obesidad no son buenos amigos; de hecho, esta circunstancia de tener un IMC superior a 30 en la madre, condiciona un incremente del riesgo de malformaciones congénitas a nivel urinario, como señalamos en https://www.neyro.com/2014/11/10/la-obesidad-en-el-embarazo-incrementa-el-riesgo-de-anomalias-de-rinon-y-de-las-vias-urinarias/

Del mismo modo, también sabíamos que la obesidad materna produce bebés más obesos, de mayor peso (y ello era conocido desde antiguo pues la macrosomía es la consecuencia más frecuente del embarazo de la mujer con diabetes); así lo contamos ya hace un tiempo en este mismo web en http://www.neyro.com/2016/08/18/las-madres-con-diabetes-gestacional-tienen-bebes-mas-obesos/
Tan es así todo este marasmo de consecuencias para el desarrollo fetal y la salud del recién nacido que llegamos a preguntarnos si alguna vez nuestros descendientes nos tomarían en cuenta «lo que les hicimos durante sus gestaciones», si llegaríamos a ver el futurible de demandas judiciales en ese sentido y refexionamos sobre todo ello en https://www.neyro.com/2016/11/28/nos-exigiran-nuestros-hijos-cuentas-en-el-futuro-por-lo-que-les-hicimos-durante-sus-embarazos/
Pues bien, en el estudio que ahora comentamos (y que mostramos en su original en el enlace https://link.springer.com/article/10.1007%2Fs00125-019-4891-4), los autores advierten ya de que se requieren estrategias urgentes para reducir la obesidad y el sobrepeso en mujeres en edad reproductiva. Y es que las complicaciones de la obesidad materna a corto plazo son bien conocidas, incluida la diabetes gestacional y la preeclampsia, recién nacidos de mayor tamaño (ya lo hemos comentado) y una mayor probabilidad de parto por cesárea.

Ahora, además, hay una creciente conciencia de que existen problemas de salud a largo plazo para los bebés nacidos de madres obesas, por ejemplo, un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y mortalidad prematura. Estudios anteriores, como también hemos señalado, insiste el Dr. Neyro, indicaron una relación entre la obesidad materna y la diabetes en la descendencia, pero su alcance ha sido limitado.

La investigación, realizada por la profesora Rebecca Reynolds, de la Universidad de Edimburgo (Scotland) y sus colegas ha examinado el vínculo entre el índice de masa corporal materna (IMC) y el riesgo de que la descendencia desarrolle un diagnóstico clínico confirmado de diabetes hasta la edad adulta. El estudio vinculó los registros de nacimiento de 118.201 niños de entre 1950 a 2011 del Banco de Datos de Maternidad y Neonatología de Aberdeen (AMND), un banco de datos único con información obstétrica diversa, con datos de Scottish Care Information (SCI) Diabetes, el registro nacional de diabetes diagnosticada en aquella zona norte del Reino Unido.

image.png

El análisis ajustó los posibles factores de confusión y arrojó que el 25% de las mujeres embarazadas tenían sobrepeso y el 10% eran obesas en todos los años estudiados. Sin embargo, la proporción de madres obesas se ha multiplicado por 5 desde el periodo 1950-1959 (3%) hasta el 2000-2011 (16%). En comparación con las madres de peso normal que son el lógico referente para un estudio así, destaca el ginecólogo José Luis Neyro, el sobrepeso u obesidad durante el embarazo se asoció con un riesgo significativamente mayor de diabetes (tipo 1 o tipo 2) en el niño, con un riesgo mayor del 26% para las madres con sobrepeso y del 83% para las madres obesas. Sin embargo, cuando solo observamos la diabetes tipo 2, el aumento de los riesgos fue incluso mayor.

Se desconoce el mecanismo que explica la asociación entre el alto IMC materno y la diabetes tipo 2 de los hijos. Una teoría es que la obesidad en la madre favorece un entorno adverso en el útero, con altas concentraciones de glucosa, insulina y otros metabolitos que conducen a una «programación» de resultados metabólicos adversos para la descendencia.

Además, existen complejos cambios neuroendocrinos, metabólicos e inmunitarios/inflamatorios asociados con la obesidad en el embarazo que probablemente afecten la exposición hormonal y el suministro de nutrientes al feto. Los cambios epigenéticos en el entorno intrauterino en madres obesas también pueden causar estrés en las células beta productoras de insulina en el páncreas del feto, que luego puede conducir a un inicio más temprano de la diabetes tipo 2 y aumentar el riesgo cardio-metabólico. Se necesita más investigación para explicar definitivamente estas relaciones, apuntan los investigadores.

El secreto tiene que estar en combatir el sobrepeso antes de iniciar el camino de la gestación; ya cocíamos la importancia de la vista pre-concepcional a todos los niveles (lo mostramos en https://www.neyro.com/2019/01/16/relacion-entre-el-peso-materno-y-el-del-recien-nacido-o-la-importancia-de-la-vista-pre-concepcional/), pero es que reducir ese exceso de peso materno ante de tratar de quedar gestante es capaz incluso de reducir incluso el riesgo de muerte del bebé lactante… (véase en el enlace https://www.neyro.com/2016/02/24/bajar-de-peso-antes-de-la-gestacion-reduce-el-riesgo-de-muerte-del-lactante/) Hay que ponerse a ello, estimula el Dr. Neyro.

2 comentarios sobre “La obesidad durante el embarazo se asocia con un riesgo futuro 3,5 veces mayor de diabetes en el niño”

  1. Mi estimada Alejandra…., aquí la única maestro de Obstetricia es usted y bien ganado lo tiene en su cátedra…, allá lejos en Argentina…

    Me halaga notablemente el comentario pero solo tratamos de hacer divulgación sanitaria con el blog…

    Gracias por seguirnos¡¡¡¡

    Un honor verle en estos lares y un placer recibirle en este modesto blog de salud de la mujer¡¡¡¡

    Hasta cuando quiera (¿se lo ha contado a sus alumnos?)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *