¿Los tratamientos de fertilidad incrementan el riesgo de padecer cáncer de ovario?

Algunas tendencias, lo reconozco, no pueden evitarse; una de ellas es (tratar de) desenmascarar a los mentirosos, a los mediocres y sobre todo a los que tratan fraudulentamente de engañar a los incautos y a los confiados con bulos o leyendas que a veces, como decía el otro…, «pueden perjudicar seriamente la salud». Me defino de entrada como perteneciente a esos grupos de desenmascaradores; de hecho, últimamente se ha constituido en España una plataforma multi-disciplinar que pretende precisamente enfatizar en lo importante que es demonstrar todos los bulos en la salud.

Este web, siempre preocupado por la salud de la mujer ya se ocupó del tema e incluso lo anunciamos en un post todavía cercano en el tiempo y que está a disposición del lector en https://www.neyro.com/2019/05/10/un-compromiso-con-la-divulgacion-y-con-el-desmontaje-de-los-mitos-en-salud/.. El asunto de los bulos no es baladí, porque hasta la Organización Mundial de la Salud está tomando cartas en el asunto con la corriente creciente en diferentes lugares de nuestro (pequeño) mundo de los llamados «anti-vacunas», como ya señalamos en este mismo web en otro lugar presente en https://www.neyro.com/2019/02/25/anti-vacunas-el-mayor-peligro-para-la-salud-en-2019-segun-la-oms/.
Tampoco era la primera vez que el responsable de contenidos de este web entraba en el resbaladizo terreno de los mitos y las leyendas urbanas acerca de determinado asunto sanitario; de hecho, de hoz y coz lo abordamos en una publicación indexada internacionalmente hace ya unos años cuando mostrábamos no y las leyendas urbanas sino los itos que entre la profesión médica había en tormo a los dispositivos intrauterinos, lo cual era todavía más grave si lo que tratábamos era de deshacer los mitos entre la población de ginecólogos, nada menos…; el lector puede accede a esa publicación desde https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27311169.
En esta misma línea de pensamiento hace poco celebrábamos el Día internacional dela Fertilidad y al Dr. Neyro se le ocurrió que podría ser bueno unir ambas circunstancias: la celebración del citado día y el compromiso con una #SaludSinBulos. A tal efecto, ocupamos el programa de TV semanal en el que el mencionado ginecólogo colabora cada semana con Susana Porras como directora de «Objetivo Bizkaia» en Tele7 para tratar de demonstrar uno de esos mitos muy dañino, ciertamente.
¿Será cierto que los tratamientos de la reproducción asistida en el futuro son capaces de incrementar el riesgo de padecer cáncer de ovario?; ¿habrá algo de verdad en que poner a una mujer a ovular diez o quince veces en un solo mes de su vida y repetir este proceder tres o siete o quince veces puede llegar a incrementar el daño a los ovarios, de tal manera que al final estos desarrollen cáncer de manera más prevalente de lo que se esperaría en la población no sometida a esos tratamientos?.
Las preguntas y las dudas asaltan de forma permanente a muchas de las pacientes implicadas en estos procedimientos de tratamientos de reproducción. De hecho, hace ya unos años tuvimos que aclarar por este mismo medio que los medicamentos empleados para programarla llegada de esos (mal llamados) «niños milagro» en modo alguno aumentaban el riesgo de que ellos mismos padecieran a posteriori, en sus vidas adultas, mayor riesgo de tener cáncer, como puede leerse en https://www.neyro.com/2013/11/16/los-tratamientos-de-fertilidad-no-incrementan-el-riesgo-de-cancer-en-los-ninos/.
Ya, vale, de acuerdo, pero ¿y las madres? y, sobre todo, ¿y las mujeres que tras varios intentos de tratamientos por fracasos continuados de las diversas técnicas no consiguen ese deseado embarazo?, ¿se llevan ellas a casa un aumento del riesgo de padecer cáncer cuando sean mayores?, ¿cuando lleguen a los 60 o más años? Algunas personas, incluso han sugerido que la conocida circunstancia de la reducción del riesgo de cáncer de ovario (y de endometrio…) que las usuarias de anticonceptivos orales por anovulación disfrutan con el paso de los años, se les volvería por pasiva a las usuarias de drogas inductoras de la ovulación…..
No parecería descabellado relacionarlo. Veamos: si los anovuladores (la píldora…) son capaces de reducir y reducen el riesgo de cáncer de ovario, los inductores de la ovulación podrían incrementarlo…., ¿o no es automático? Así pensaba el Dr  Mahmoud F Fathalla (FIGO ´Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia – Past President entre 1994 y 1997), cuando en el ya lejano 1971 emitió su teoría sobre la «ovulación incesante» como origen del cáncer de ovarios y la publicó en una carta al editor de una prestigiosísima revista médica (The Lancet) cuya portada fotografiamos justo debajo. El lector interesado tiene esa carta original en https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(71)92335-X/fulltext.
No contento con emitir la teoría mencionada (con la inmensa polvareda que provocó…), años después, en el reciente 2013, el mismo autor regresó a la misma y «revisitó» sus impresiones en otro manuscrito que el lector puede encintar en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3987381/ . La portada esta vez más moderna la copiamos abajo a manera de homenaje al autor, ya todo un clásico.
Pues de todo ello versó el programa de «Objetivo Bizkaia» con el que conmemorábamos el Día Internacional de la Fertilidad y que el lector interesado puede ser completo desde el minuto 1 del siguiente enlace: https://tele7.tv/videos/objetivo-bizkaia-programa-04-06-2019/
Para tranquilidad de los seguidores de este web y en aras de la brevedad, para el que no desee seguir todo el razonamiento (que desmonta la «contrateoría del Dr  Mahmoud F Fathalla, en la imagen), diremos que hoy tenemos muy claro cómo reducir en cualquier caso el riesgo de desarrolla cáncer de ovario, ya sea empleando los mencionados contraceptivos hormonales orales (como explicaba el Dr. Neyro en el citado programa) o incluso extirpando las dos trompas de Fallopio verdadero origen de la mayoría (si no todos…) los casos de cáncer de ovario, como ya contamos en su día en este mismo web, en https://www.neyro.com/2016/08/26/extirpacion-de-las-trompas-para-reducir-la-aparicion-del-cancer-de-ovario/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *