La endometriosis reclama mayor atención

 

De forma casi reiterada nos ocupamos en este web periódicamente de la enfermedad más sexista de las mujeres en edad reproductiva y de la (casi) única que les afecta de manera crónica, por mucho que determinados ginecólogos les den de alta en sus consultas ante lo complicado que puede ser su manejo en el largo plazo; estamos hablando de la endometriosis. Hace ya un tiempo señalábamos que afecta hasta un total de 176 millones de mujeres en el mundo (ver en nuestro blog, en https://www.neyro.com/2016/03/14/la-endometriosis-afecta-a-176-millones-de-mujeres-en-el-mundo/  ), pero ahora se dice que esa cifra ha podido crecer mucho.

Acaba de publicarse un nuevo artículo de análisis en el que se señalan la falta de percatación, las necesidades insatisfechas y los mencionados obstáculos asistenciales en la endometriosis con el objetivo de mejorar investigación, diagnóstico y tratamiento del trastorno. El original del manuscrito puede seguirse en la publicación original en  https://www.ajog.org/article/S0002-9378(19)30385-0/pdf

El artículo fue preparado por un grupo de trabajo integrado por pacientes, médicos e investigadores reunidos por la Society for Women’s Health Research en Estados Unidos, organización nacional no lucrativa que lucha por eliminar los desequilibrios en la atención a la salud de mujeres y aparece confrimado por Linda Giudice, una autora de renombrado prestigio en este campo de causa de dolor crónico en la mujer afecta (tal y como expusimos en nuestro blog hace ya un tiempo en https://www.neyro.com/2016/02/01/el-dolor-genital-asociado-a-endometriosis-puede-alterar-la-salud-mental/)

Es necesario mejorar la investigación básica, así como una mejor comprensión de la fisio-patología de la endometriosis finalmente podría mejorar diagnóstico y tratamiento, de acuerdo con los autores, lo cual permitirá ayudar a considerables poblaciones de pacientes, diversas, bien caracterizadas. Sin embargo, se necesita más financiación para investigación; no basta con salir en los diarios locales para visualizar una atención que en la práctica es deficitaria y después no realizar las acciones para conseguir ampliar el horizonte de la asistencia diaria (a que le suena de algo?).

En estas mismas páginas, hace ya un tiempo decíamos que el conocimiento de la enfermedad debiera ser ampliado; puede leerse el artículo en el enlace siguiente en https://www.neyro.com/2016/02/29/avances-en-el-conocimiento-de-la-etiologia-de-la-endometriosis/. «Ahora mismo la endometriosis es una de las categorías de enfermedades menos financiada por National Institutes of Health», comenta la autora principal del artículo que comentamos, Dra. Rebecca Nebel, Ph. D., de la Society for Women’s Health Research, en Washington, Estados Unidos. En España, señala el doctor Neyro, no tenemos constancia de ningún programa de investigación específico financiado por el ministerio de salud ni por las correspondientes Consejerías de las comunidades autónomas en el momento actual.

De esta manera, con esta baja sensibilización, los retrasos en el diagnóstico clínico son comunes. En promedio, las mujeres experimentan un retraso de 7 a 12 años desde el inicio de los síntomas hasta el diagnóstico quirúrgico, y las mujeres jóvenes tienen los retrasos más prolongados. De hecho, «la endometriosis puede afectar a niñas ya desde los 8 años de edad», indica la Dra. Nebel. Además, casi tres cuartas partes de mujeres con endometriosis son diagnosticadas incorrectamente. Son más de un millón las mujeres españolas que se calcula que pueden estar afectas de esta enfermedad , según nos cuenta el ginecólogo Dr. Neyro, creador de la Unidad de Endosciopia Ginecológica de uno de los hospitales grandes en el norte de España (ver en http://www.neyro.com/2015/04/09/la-endometriosis-afecta-a-mas-de-un-millon-de-mujeres-espanolas/)
Desde estos puntos de vista, una amplia diversidad de médicos además de los ginecólogos, desde pediatras hasta especialistas en medicina interna y en dolor, y otros más, deben conocer más el trastorno y tomarlo más en cuenta, así como «el impacto que tiene en niñas y mujeres», se destaca. «Sacar la endometriosis de las sombras va a ayudar a tener en cuenta la enfermedad y a conocerla», continúa. El único método de diagnóstico cierto hoy día es la laparoscopia para visualkizar las lesiones en directo (ver el vídeo sobre el tema en https://www.medicinatv.com/videoteca/que-es-y-que-tipos-de-endometriosis-existen)
La endometriosis es una enfermedad inflamatoria crónica sistémica en la cual lesiones endometriales se desarrollan en sitios extrauterinos y producen dolor crónico. Se calcula hoy un número creciente de afectas que se eleva hasta alrededor de 200 millones de mujeres en todo el mundo que padecen el trastorno; puede ser que casi el 10% de las mujeres en edad de procrear.

Los síntomas frecuentes consisten en menstruación dolorosa, dolor durante las relaciones sexuales, dolor pélvico crónico, infertilidad, dorsalgia (dolor lumbar bajo…) y micción o evacuaciones dolorosas. Algunas mujeres que tienen el trastorno no presentan síntomas, pero en otras el dolor puede ser debilitante. La enfermedad plantea una gran carga para las mujeres, contribuyendo sustancialmente a costos de atención médica y pérdida de la productividad. Recuerde que solo se diagnostica aquello en lo que uno piensa y con esta enfermedad tan oculta es necesario saber cuáles son esos síntomas premonitorios (se los contamos en un vídeo en https://www.medicinatv.com/videoteca/sintomas-de-la-endometriosis)

Sin embargo, el público y los médicos suelen trivializar e ignorar síntomas de endometriosis y el estigma social en torno a la menstruación también representa un obstáculo. Casi 95% de mujeres con endometriosis tiene otros problemas médicos, y el trastorno se vincula a un aumento en el riesgo de otras enfermedades, incluidos determinados tipos de cáncer, lupus, artritis reumatoide y enfermedad cardiovascular. Ya lo contamos con detalle en su día en otro suelto de nuestro blog disponible en  https://www.neyro.com/2015/08/27/pacientes-de-endometriosis-como-poblacion-de-alto-riesgo-para-enfermedades-cronicas-importantes/.

Se necesitan mejores herramientas clínicas no invasivas para ayudar al diagnóstico más temprano y evitar diagnósticos incorrectos, dicen los autores del artículo que ahora comentamos. En la actualidad no disponemos de un cuestionario con preguntas validadas para la detección de la endometriosis y la única forma de diagnosticar definitivamente el trastorno es con laparoscopia, la cual no es asequible o accesible para todas las mujeres, porque muchos hospitales niegan el acceso solo por la sospecha de un determinado clínico.

Todo ello, si es causa de retraso en el diagnóstico, no hace sino enlentecer el inicio del tratamiento. Se necesitan mejores opciones para mujeres que no toleran o responden a los tratamientos actuales y para las que tratan de embarazarse. De acuerdo con investigación citada en el artículo, 11% a 19% de las mujeres refieren no obtener alivio con medicación, y casi todos los tratamientos para endometriosis están contraindicados en mujeres que tratan de concebir. Así que el tratamiento puede consistir en elegir entre tener descendencia y controlar el dolor de la endometriosis; para ello pueden ayudar métodos realmente polivalentes como explicamos en https://www.neyro.com/2010/02/09/1217/ .
«En la actualidad los tratamientos funcionan en algunas mujeres, pero no en todas. Así que definitivamente existe la necesidad de nuevos tratamientos innovadores», resalta la Dra. Nebel líder del grupo que firma e artículo comentado. Mientras tanto, hasta 50% de las pacientes pueden presentar recidiva de dolor después de la escisión quirúrgica de las lesiones, y casi 20% pueden no mostrar alguna mejora del todo.
Cuando todo ha fracasado o los equipos médicos no encuestaran solución, al final del camino, la endometriosis grave también es la causa principal de histerectomía (extirpación del útero) entre mujeres de 30 a 34 años, pero incluso esta estrategia tan drástica, considerada como último recurso de tratamiento, puede no proporcionar curación a todas las mujeres, lo que subraya la necesidad urgente de mejor educación y tratamiento. La cirugía, señala José Luis Neyro, debe ser siempre el último recurso para el manejo de esta enfermedad (ver en https://www.neyro.com/2015/06/03/la-cirugia-ultimo-recurso-en-la-endometriosis/)
«Es vital un cambio general hacia un enfoque multidisciplinario más centrado en la paciente con énfasis en la atención integral, más que solo tratar el dolor o las lesiones», se señala en el artículo; son las necesidades de cada paciente a lo largo de su (cambiante) existencia lo que debemos cubrir con nuestra asistencia, destaca José Luis Neyro, en vez de dar el alta tempranamente a estas pacientes tan especiales, como suele hacerse a veces en determinadas unidades asistenciales (?).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *