Relación entre el peso materno y el del recién nacido o la importancia de la “vista pre-concepcional”.

Este web nació hace más de diez y siete años con la sana intención de paliar, siquiera levemente, el grave déficit que nuestra sociedad presenta acerca de la divulgación científica y sanitaria, de paso. En efecto, nuestras autoridades sanitarias no conciben la que los ginecólogos hemos denominado como “visita preconcepcional”, muy a pesar de los conocidos y demostrados logros que se podrían alcanzar con su práctica habitual; planificar los embarazos y buscarlos en los mejores momentos de la salud de cada mujer reduciría las malformaciones congénitas como ya demostramos en https://www.neyro.com/2016/02/22/reducir-en-un-70-el-riesgo-de-desarrollar-defectos-del-tubo-neural-con-ingesta-pre-concepcional-de-acido-folico/.

Sabemos hace ya mucho tiempo que, por ejemplo, la obesidad materna representa una seria amenaza para la vida del ser en desarrollo (como puede leerse en nuestro blog en https://www.neyro.com/2011/04/06/la-obesidad-de-la-madre-amenaza-la-vida-del-hijo/). En efecto y en contra de muchas de esas (economicistas) políticas sanitarias a que nos tiene acostumbrados en unos mal denominados tiempos para el ahorro (al menos en lo sanitario….), ahora nos llega la información de que el aumento de peso materno antes del embarazo y hasta las 18 semanas de gestación se asocia con el peso al nacer, pero los investigadores no encontraron ninguna relación con el aumento de peso después de la semana 18.
Cobra así sentido, máxime si cabe, lo que argumntábamos sobre la “visita preconcepcional”, pues los investigadores descubrieron que el peso de la madre durante la primera mitad de la gestación es “un determinante clave del peso del recién nacido y resalta la importancia del momento en el que aumentan de peso en el embarazo”. En el estudio que comentamos, se llega a la conclusión de que las intervenciones diseñadas para afectar el peso al nacer podrían funcionar mejor si se enfocan en realizarlas antes y durante las primeras etapas del embarazo. El estudio en cuestión fue firmado por el Dr. Ravi Retnakaran, del Mount Sinai Hospital, en Toronto, Canadá, y sus colaboradores publicaron sus hallazgos en versión electrónica el 26 de diciembre en JAMA Pediatrics, accesible en el enlace siguiente:  https://jamanetwork.com/journals/jamapediatrics/article-abstract/2666778?redirect=true&redirect=true.

Hasta ahora era conocido por estudios previos sobre el aumento de peso en etapas tempranas del embarazo que demostraban resultados contradictorios. Muchos de esos estudios reclutaron mujeres durante el segundo trimestre y utilizaron técnicas de auto-notificación poco confiables para identificar el peso de una mujer al comienzo del embarazo. Este nuevo estudio, destaca el ginecólogo José Luis Neyro, enfatiza en lo que sucede antes; se incluyeron los desenlaces de un grupo de mujeres que se reclutaron antes del embarazo, lo que permitió a los investigadores utilizar el peso real antes del embarazo, en lugar de pesos auto-notificados (casi siempre más alejados de la realidad de lo que esos médicos hubieran deseado).

Efectivamente, señala JL. Neyro, “todo sería más fácil en este sentido si tuviéramos el peso real de cada mujer en su revisión ginecológica (también negada por nuestras autoridades sanitarias por…..innecesaria), porque muchas personas fantasean sobre su propio peso” cuando son interrogadas sobre el mismo. Pero no todas las mujeres conocen la importancia de esas revisiones (ver en https://www.neyro.com/2015/06/10/no-todas-las-mujeres-son-conscientes-de-la-importancia-de-sus-revisiones-ginecologicas/)

El estudio que ahora comentamos siguió una cohorte de manera prospectiva y observacional con 1.164 mujeres recién casadas en Liuyang, China. Las mujeres fueron examinadas y pesadas a una mediana de 19,9 semanas antes del embarazo. Entre 2009 y 2015, los investigadores calcularon el aumento de peso materno a lo largo de los embarazos de las mujeres de esa cohorte. Utilizaron los siguientes 10 puntos de seguimiento para monitorear el aumento de peso: desde antes del embarazo hasta menos de 14 semanas y de 14 a 18, de 19 a 23, de 24 a 28, de 29 a 30, de 31 a 32, de 33 a 34, de 35 a 36, de 37 a 38 y de 39 a 40 semanas; prácticamente las visitas prenatales que se acostumbran a realizar en una gestación normal por lo demás.

La edad media de las participantes en el estudio fue de 25,3 años (desviación estándar: 3,1 años). El peso antes del embarazo se asoció constantemente con el peso al nacer del neonato. Durante los 10 “intervalos de gestación”, solo el aumento de peso desde el embarazo hasta las 14 semanas y desde las 14 a las 18 semanas se asoció con el peso al nacer. El peso al nacer aumentó en 13,6 g / kg (IC 95%; 3,2 – 24,1 g / kg) de ganancia de peso materna antes del embarazo a 14 semanas y en 26,1 g / kg (IC 95%: 3,8 – 48,4 g/kg) de aumento de peso materno en las semanas 14 a 18.

Conocemos de sobra la importancia que la nutrición y la dieta materna tienen sobre el porvenir del feto en desarrollo (como pusimos de manifiesto en https://www.neyro.com/2015/02/11/ventajas-del-consumo-de-pescado-para-el-desarrollo-prenatal-que-pueden-contrarrestar-los-riesgos-del-mercurio/); además investigaciones anteriores habían sugerido que el aumento de peso materno durante el segundo trimestre es un determinante clave del peso al nacer. Al mismo tiempo, otras investigaciones también han “implicado” el aumento de peso tanto en el segundo como en el tercer trimestre. Por el contrario, como casi siempre en ciencia, otros estudios no encontraron ningún vínculo entre el aumento de peso del primer trimestre y el peso al nacer.
Se ha teorizado que la sub-estimación del peso reportado por las pacientes antes del embarazo podría haber contribuido a los hallazgos contradictorios sobre el tiempo de ganancia de peso, explican los investigadores. Llegan a la conclusión de que el diseño del estudio con una “cohorte preconcepción” permitiría la evaluación objetiva del momento del aumento de peso gestacional, enfatizando una vez más en la (hasta ahora) negada “visita pre-concepcional”, recuerda el ginecólogo vasco.

“Sin embargo (una vez más razones economicistas), este diseño generalmente no se ha implementado por razones prácticas, debido al costo que implica caracterizar a las mujeres y luego esperar indefinidamente por un embarazo subsecuente”, escriben. Los hallazgos “respaldan las sugerencias que piden hacer énfasis clínico en la optimización de la salud materna antes del embarazo con el fin de obtener beneficios trans-generacionales”. Los resultados también sugieren que las intervenciones para limitar el aumento de peso durante la última mitad del embarazo pueden tener poco impacto en el peso al nacer.

Los autores del estudio publicado en JAMA señalan que un reciente estudio multinacional, realizado en ocho regiones geográficamente diversas, sugiere que el momento del aumento de peso durante el embarazo requiere más estudio. Esa investigación mostró que los patrones de aumento de peso fueron similares en todas las regiones: Brasil, China, India, Italia, Kenia, Omán, Reino Unido y Estados Unidos. Los patrones persistieron a pesar de las diferencias locales en etnicidad, comportamientos y prácticas clínicas.

A pesar de todo ello, no parece existir una “dieta ideal” para cualquier gestación (como señalaba el Dr. Neyro en https://www.neyro.com/2015/07/10/existe-una-dieta-ideal-para-todo-el-embarazo/). La “aparente conservación del  patrón fde aumento del peso gestacional frente a las diferencias genéticas y de estilo de vida” subraya la importancia del patrón de aumento de peso gestacional, escriben los autores. “Clínicamente, sin embargo, nuestra comprensión sobre las implicaciones del momento del aumento de peso en el embarazo sigue siendo limitada”.

En efecto, nos queda mucho por aprender y por investigar, pero seguir negando al importancia de la “visita pre-concepcional” parece como mínimo, si no necio, poco cercano al ideal de una adecuada asistencia a la salud de la mujer, destaca finalmente nuestro experto el Dr. José Luis Neyro. Así, los autores del estudio concluyen señalando que el peso materno es un factor determinante del peso del recién nacido solo en la primera mitad de la gestación. Antes del embarazo y la gestación temprana puede ser una ventana crítica para que la intervención posterior afecte el peso al nacimiento.
 
Referencias: Retnakaran R, Wen SW, Tan H, Zhou S, y cols. Association of Timing of Weight Gain in Pregnancy With Infant Birth Weight. JAMA Pediatr. 26 Dic 2017. doi: 10.1001/jamapediatrics.2017.4016. PMID: 29279903.  Accesible en https://jamanetwork.com/journals/jamapediatrics/article-abstract/2666778?redirect=true

Un comentario sobre “Relación entre el peso materno y el del recién nacido o la importancia de la “vista pre-concepcional”.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *