Archivo de la categoría: Ginecología

Sobre los nuevos valores de nuestra sociedad y sobre la (cambiante) relación médico-paciente.

Una de las características inherentes a la vida misma es el cambio; nada permanece igual porque la vida es un continuum de la que sabemos el origen, pero desconocemos el final. Lo mejor de la vida, precisamente, decía el gran Enrique Jardiel Poncela  (Madrid, 15 de octubre de 1901-ibídem, 18 de febrero de 1952, escritor y dramaturgo español. Su obra, relacionada con el teatro del absurdo, se alejó del humor tradicional acercándose a otro más intelectual, inverosímil e ilógico), es que no conocemos a priori su duración y por ello, decía, uno debe dedicarse a tratar de ser feliz y a hacer feliz a los que nos rodean….
Así, a priori, como premisa básica está muy bien, pero….¿son todos los cambios sociales aceptables solo porque son nuevos.., porque son fruto del cambio de los tiempos…., sin más? Algunos acontecimientos recientes de nuestro país han obligado a repensar estas cosas y analizar estos cambios, por lo menos a algunas personas. Un ejemplo reciente: las redes sociales se han inundado de críticas al hombre más rico de España, uno de los más ricos del mundo, Amancio Ortega, dueño de Inditex (ya saben…, Zara, Massimo Dutti, Oysho…., etc, etc…)….., por la osadía de donar de manera filantrópica y altruista más de 450 millones de euros para reponer y comprar nuevos utillajes contra el cáncer en el Servicio Nacional de Salud, a repartir entre todas las autonomías.
Los periódicos contaron la noticia (véase en http://economia.elpais.com/economia/2017/03/29/actualidad/1490768952_146661.html y en http://www.elmundo.es/sociedad/2017/03/29/58db68efe2704e381e8b463c.html), pero las críticas a la medida no se hicieron esperar (y o daremos desde este web más pábulo a los tontos….) por parte de ese tipo de personajillo, cada vez más presente en nuestra sociedad, que emplea la crítica a este tipo de altruismo y de filantropía para cargar contra cualquier valor.
Efectivamente, las cosas están cambiando, pero no siempre a mejor como podemos observar por lo comentado hasta ahora….. Ha cambiado la relación médico – paciente desde una verticalidad llena de paternalismo a una transversalidad más soberana en la que el paciente, de igual a igual con el médico que le atiende, decide de manera autónonma sobre su tratamiento. Pero, se pregunta nuestro Magíster en Bioética José Luis Neyro, ¿la autonomía del paciente está reñida con la gratitud por el servicio prestado, con el respeto por el servidor público, acaso con la educación y la civilidad en la relación con el profesional?
Rozando las cuestiones políticamente no correctas, el programa de Objetivo Bizkaia en el que el Dr. Neyro colabora semanalmente abordó hace unos días estas cuestiones en un diálogo abierto y sincero con su conductora y directora, la sin par Susana Porras. El lector puede escuchar y seguir la entrevista en el enlace adjunto y luego, a posteriori, puede comentarlo en nuestro blog, abierto a nuevas incorporaciones de criterios cambiantes como las mareas. de nuestros océanos..

La ingesta de una copa de alcohol al día aumenta el riesgo de cáncer de mama.

Ni ha nadie engañamos ni a ninguna persona sorprenderemos si afirmamos o recordamos que la ingesta de alcohol está relacionada con diferentes tipos de cáncer, tal y como hace poco señalamos en este mismo blog en una entrada previa en http://www.neyro.com/2017/04/03/beber-alcohol-produce-siete-tipos-diferentes-de-cancer/
Sabemos que el alcohol es básicamente un tóxico para el organismo y su relación (no solo fisiopatológica, sino también por la evidencia epidemiológica) con el cáncer es cada vez más evidente, cierta y fiable. Lo expusimos hace bien poco tiempo en este lugar en http://www.neyro.com/2017/03/31/apoya-la-epidemiologia-mas-cientifica-la-idea-de-que-el-alcohol-causa-el-cancer/
Ahora se nos recuerda, afinando un poco más en la ecuación que el consumo de apenas una copa de vino o una cerveza al día (aproximadamente 10 g de alcohol), puede aumentar el riesgo de cáncer de mama un 5% en mujeres pre-menopáusicas y un 9% en mujeres posmenopáusicas (según un estudio disponible para el lector interesado en http://www.aicr.org/continuous-update-project/reports/breast-cancer-report-2017.pdf )
Estos datos provienen del último informe emitido por el American Institute for Cancer Research (AICR) y el World Cancer Research Fund (WCRF). Entre ambas instituciones, señala el Dr. José Luis Neyro, se realizó un análisis de 119 estudios de investigación de todo el mundo, con una cohorte total de más de 12 millones de mujeres y más de 260.000 casos de cáncer de mama.
Al comentar el nuevo hallazgo, la Dra. Susan K. Boolbol, jefa de la división de Cirugía de Mama, del Beth Israel Hospital, en Mount Sinai, Nueva York, Estados Unidos dijo: “Conocíamos la asociación entre el alcohol y el cáncer de mama, como lo han demostrado varios estudios. La cuestión con esos estudios es que no conocíamos la cantidad exacta de alcohol que incrementa el riesgo”. “Este informe indica claramente que una bebida al día aumenta el riesgo, lo cual es información importante”, dijo la Dra. Boolbol en un comunicado. Este análisis de gran consistencia estadística, pone muy en tela de juicio los supuestos beneficios de la ingesta de cantidades moderadas de alcohol, al menos en lo tocante al riesgo de cáncer de mama.
Los hallazgos, con ser consistentes, no son nuevos, recuerda JL Neyro, pues ya en 2015, desde Harvard nos llegó un estudio similar que alertaba sobre el riesgo inherente a la ingesta de pequeñas cantidades de alcohol; lo recogimos en este mismo blog en una noticia que lo desarrollaba, en http://www.neyro.com/2015/10/02/consumo-moderado-de-alcohol-tambien-podria-aumentar-el-riesgo-de-cancer-en-las-mujeres/.
Por otra parte, también se informa que el ejercicio vigoroso (como correr o hacer ciclismo rápido) redujo el riesgo de cáncer de mama en mujeres pre y posmenopáusicas. Además se encontró evidencia robusta que confirmó los hallazgos anteriores que indicaban que el ejercicio moderado (como caminar y realizar jardinería) también disminuye el riesgo en mujeres post-menopáusicas.
  Resultado de imagen de ejercicio  y riesgo de cáncer de mama.
En las mujeres premenopáusicas, se observó una reducción estadísticamente significativa del riesgo en un 17% (riesgo relativo [RR]: 0,83) al comparar a las mujeres con mayores niveles de actividad con las menos activas. El mismo efecto protector se observó en las mujeres posmenopáusicas, aunque en un grado ligeramente menor. Las mujeres más activas tenían una reducción del riesgo del 10% (RR: 0,90), que fue estadísticamente significativo.
Además, en las mujeres posmenopáusicas, la actividad física en general también se asoció con una disminución del riesgo de presentar cáncer de mama del 13% (RR: 0,87). “Con este informe completo y actualizado, la evidencia es clara”, dijo la Dra. Anne McTiernan, PhD, experta en prevención del cáncer en el Fred Hutchinson Cancer Research Center, profesora de investigación en la University of Washington Schools of Public Health and Medicine, ambas en Seattle, Estados Unidos y parte del grupo de los autores del informe, en un comunicado.
“Tener un estilo de vida activo físicamente, mantener un peso saludable a lo largo de la vida y limitar el alcohol – son pasos que las mujeres pueden tomar para reducir su riesgo”, agregó la Dra. McTiernan. De hecho, nos recuerda el ginecólogo José L. Neyro, habitual experto consultado, ya sabíamos que la práctica de ejercicio físico, aún moderado, es capaz de limitar y redicir de manera significativa el riesgo de cáncer de mama en mujeres más allá de la menopausia como recogimos hace más de dos años en el enlace siguiente http://www.neyro.com/2015/01/25/el-riesgo-de-cancer-de-mama-posmenopausico-disminuye-con-la-practica-de-ejercicio-fisico/.
Además de la actividad física y el consumo de alcohol, los investigadores también encontraron otras asociaciones con el riesgo de cáncer de mama. Hubo un nuevo giro con relación a los hallazgos sobre el hecho de que la obesidad aumenta el riesgo de cáncer de mama. Tener sobrepeso u obesidad a lo largo de la edad adulta incrementó el riesgo de tener cáncer de mama en postmenopáusicas, al igual que haber tenido un aumento de peso mayor en la edad adulta, según lo que confirmó el informe. Sin embargo, se encontró evidencia fuerte de que el sobrepeso u obesidad entre los 18 y 30 años de edad tenía un efecto protector, ya que disminuyó el riesgo tanto de cáncer de mama premenopáusico como posmenopáusico.
“Fue interesante que este informe mostró que una mayor grasa corporal antes de la menopausia protegía contra el cáncer de mama en premenopáusicas”, comentó la Dra. Boolbol. Pero enfatizó que “una vez más, este informe confirmó el hecho de que el aumento de peso después de la menopausia o tener un índice de masa corporal alto es un factor de riesgo para el desarrollo de cáncer de mama”. Son más de 500.000 casos de cáncer cada año los que están directamente relacionados con la obesidad como ya mostramos en otro lugar en http://www.neyro.com/2014/12/09/casi-500-000-nuevos-casos-de-cancer-al-ano-relacionados-a-la-obesidad/
La lactancia materna disminuyó el riesgo de cáncer de mama. Sin embargo, también hay evidencia fuerte sobre el hecho de que los factores de desarrollo que conducen a un mayor crecimiento lineal (marcado por la estatura alcanzada en la adultez), aumentan el riesgo. Cuando se trata de dieta, sin embargo, la evidencia fue más limitada. Para los factores dietéticos específicos, el informe encontró que el consumo de vegetales no almidonados, por ejemplo, podría reducir el riesgo de cáncer de mama sin receptores de estrógenos. La evidencia también sugirió una asociación entre los alimentos que contienen carotenoides (como las zanahorias, duraznos, espinaca y col rizada) y un riesgo reducido de cáncer de mama, además se encontró evidencia limitada de que las dietas altas en calcio también podrían reducir el riesgo.
Para la prevención del cáncer en general, los autores recomiendan mantener un peso saludable, mantenerse activo físicamente durante al menos 30 minutos todos los días, y evitar consumir alimentos altos en calorías y bebidas azucaradas. Además, recomiendan comer una gran variedad de granos enteros, verduras, frutas y legumbres como frijoles, limitar la carne roja y evitar la carne procesada. Señalan que lo mejor es evitar el alcohol, o en caso de consumirlo la cantidad debe ser limitada.

“En el punto en que se encuentre con la actividad física, trate de aumentarla un poco, ya sea un poco más de tiempo o un poco más de intensidad”, dijo Alice Bender, maestra en ciencias, RDN, directora del Programa de Nutrición de AICR, en un comunicado. “Haga cambios alimenticios simples para aumentar la protección – sustituya las verduras como zanahorias, pimientos o ensalada verde en lugar de las papas fritas y las galletas y si usted bebe alcohol, limítelo a una sola bebida o menos”. Sabemos hace tiempo que la mayor cantidad de cánceres se relacionan con el sobrepeso como mostramos en este mismo web hace ya más de tres años, en http://www.neyro.com/2014/08/28/los-canceres-mas-habituales-se-relacionan-con-el-sobrepeso/
El cáncer de mama es el cáncer más común en las mujeres estadounidenses y españolas, con más de 252.000 nuevos casos esperados este año, solo en USA. El American Institute for Cancer Research estima que uno de cada tres casos de cáncer de mama en los Estados Unidos podría prevenirse si las mujeres no consumieran alcohol, fueran activas físicamente y mantuvieran un peso saludable.

Referencias:

1. World Cancer Researc Fund International/American Institute for Cancer Research, Continuous Update Project Report: Diet, Nutrition, Physical Activity and Breast Cancer. 2017

A vueltas con los intentos de reducir la mortalidad por cáncer de ovario; nuevas noticias.

no de los temas “espinita” que seguimos manteniendo los ginecólogos en el abordaje de la salud de la mujer, sigue siendo bien entrado el siglo XXI, la reducción de la mortalidad por el temido cáncer de ovario en su vertiente epitelial, la más frecuente y de ordinario la más dañina.

Alguna puerta se ha abierto en los últimos meses desde muy diferentes abordajes tal y como expusimos en una noticia previa publicada en este blog en http://www.neyro.com/2015/12/31/nueva-esperanza-de-que-el-cribado-de-cancer-de-ovario-pudiera-reducir-un-20-la-mortalidad/.
Pero realmente, el avance creemos fundamental en la lucha contra esta mortífera enfermedad aparece cuando comienza a extenderse la idea que su origen realmente no está en el micro-daño repetido que las sucesivas ovulaciones tenían sobre la superficie epitelial del ovario, sino en alguna estructura cercana, pero diferente como eran las trompas de Fallopio.
De hecho, unos autores canadienses publicaron en mayo del casi ya lejano 2014 un estudio retrospectivo de cohorte basado en población en el que daban datos al respecto con nada menos que casi 44.000 mujeres de la Brito Columbia (la “beatiful”, como ellos dicen de su tierra en el extremo suroeste de Cannadá), seguidas entre 2008 y 2011.
Allí se demostraba que extirparles las trompas a las mujeres que iban a sufrir una histerectomía o que habían solicitado su esterlización voluntaria, no añadía ni morbilidad ni aumentaba la mortalidad de ese proceder. El lector interesado puede seguir el original en el enlace siguiente, en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24412119
El asunto tuvo tanto impacto que nos ocupamos de desarrollarlo en una noticia previa en nuestro propio blog que fue muy seguido en las redes sociales; está en http://www.neyro.com/2016/08/26/extirpacion-de-las-trompas-para-reducir-la-aparicion-del-cancer-de-ovario/
Pues bien, ahora nos llega un escalón más en la escala de la evidencia cinetífica en forma de revisión sistemática y metanálisis, que no es otra cosa que el análisis de los análisis previos que diferentes autores han hecho sobre un determinado tema. Como sabemos y ya arriba comentamos, se había sugerido que la salpingectomía podría reducir el riesgo de cáncer ovárico epitelial (COE) en base a la teoría de que la trompa es el origen del cáncer.
En el trabajo que ahora comentamos, apenas publicado en el número de junio de 2017 del prestigioso British Medical Journal, se realizó una revisión sistemática sobre la salpingectomía asociada con el riesgo de cáncer de ovario y el efecto de la salpingectomía durante la histerectomía sobre las complicaciones, incluyendo la función endocrina. El lector puede seguir el original del manuscrito publicado en el enlace https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/?term=Darelius+A%2C+Lycke+M%2C+Kindblom+JM%2C+et+al.+BJOG.+2017+Jun%3B+124(6)%3A+880–889.

De 844 artículos identificados, 11 cumplieron los criterios de inclusión. Lamentablemente, ningún estudio evaluó la reducción del riesgo de COE tras la salpingectomía junto con la histerectomía. Dos estudios retrospectivos publicaron un menor riesgo frente a la no cirugía, con una hazard ratio ajustada de 0,65 (95% IC 0,52-0,81); esto supone una reducción nada menos que del 35% del riesgo. No se encontraron diferencias en relación a las complicaciones entre los grupos con y sin salpingectomía. La función ovárica, medida mediante parámetros subrogados, fue similar a corto plazo.

En conclusión, existe poca evidencia que permita afirmar que la salpingectomía reduce el riesgo de COE, y su impacto a largo plazo en la función endocrina se desconoce, pero de momento, toda la que hay, señala nuestro experto, el Dr José Luis nEyro, no señala que cause mayores problemas hacerlo (extirpar las trompas) y aunque el grueso de la evidencia es escasa como señalan los autores, es siempre positiva.

Deberemos seguir profundizando en este tipo de actitudes para tener las suficientes experiencias como para que el ulterior análisis estadístico nos permita en un futuro afirmarlo con rotundidad.
Fuente consultada: Darelius A, Lycke M, Kindblom JM, et al. BJOG. 2017 Jun; 124(6): 880–889.

Salud vaginal durante el verano: de prebióticos y probióticos

Hace tiempo que los científicos viene “respetando” sobre manera todo lo que representa la microbiota tanto intestinal, como en el área de salud de la mujer, la microbiota vaginal. Nos hemos ocupado largamente de todo ello en muy diferentes oportunidades recordando la importancia creciente que la ciencia da a estos temas. Ver en http://www.neyro.com/2016/10/03/creciente-importancia-de-la-microbioma-y-la-salud-vaginal/.
Hace un tiempo, sin embargo, en sentido contrario, una (profunda) conocedora de la salud vaginal (solo por tener una, pero no por sus estudios…) como es la actriz Gwyneth Paltrow se atrevió hace un tiempo a recomendar a sus seguidoras (pobres…) que realizaran baños de vapor vaginales y duchas repetidas en este órgano para mejor “equilibrar las hormonas” en una recomendación no ya sin fundamento científico alguno sino completamente disparatada (lea el lector interesado en uno de los más importante diarios españoles la reseña de tamaña bobada, en http://elpais.com/elpais/2017/05/10/gente/1494418028_034822.html)
Senso contrario, los científicos, los ginecólogos, con otro tipo de estudios sobre el particular (sin ofender a nadie, por supuesto) conocemos de antaño la relevante función que la microbiota tiene en el desarrollo de los tratamientos para las vaginitis de repetición (ver en http://www.neyro.com/2014/01/12/papel-de-los-probioticos-vaginales-en-la-vaginitis-de-repeticion/), que martirizan a muchas mujeres y condicionan seriamente su calidad de vida.
Y así como cada veranos, como serpiente estival el tema de los probióticos vuelve una y otra vez al candelero cuando la canícula aprieta en esta lado del mundo y cuando la rapidez de las noticias confunden más de una vez a los prebióticos con los probióticos…..
Qué son unos y qué son otros?, son la misma cosa los prebióticos y los probióticos?, cómo deben emplearse unos y otros?, a qué lamamos simbiótcos que de tarde en tarde uno se encuentra en nuestros supermercados y en las baldas de nuestras farmacias cada vez más droguerías y cosmetologías?, qué tiene todo eso que ver con las duchas de vapor de agua de nuestra afable “conocedora de la salud vaginal”, Gwyneth Paltrow?, tiene todo ello alguna relación con la lycra, con los leguins, con los trajes de baño mojados, acaso con los protege-slips, de empleo tan común?, ha cambiado la salud de nuestras vaginas?
De todas estas cuestiones debatieron hace unos días Susana Porras y el Dr. Neyro en la sección que este último mantiene en el programa de Objetivo Bizkaia de tele7 que dirige la simpar periodista y que el lector interesado puede seguir de manera íntegra

Binomios afortunados en la vida de la mujer: deporte y menopausia

 
Parecería periclitada la idea de que la menopausia es el final de lago más que la regla de la mujer; efectivamente solo es eso, pues es el nombre que le damos a esa última regla que precisamente para serlo, debe seguirse de un año entero sin nuevas hemorragias. Etimológicamente es un término que procede del griego mens, que significa “mensualmente”, y pausi, que significa “cese”. Pero hasta ahí si significado; en modo alguno termina con la vida de la mujer ni mucho menos con su actividad.
Hoy sabemos que un 95% de mujeres llegarán a vivir su menopausia y que al menos continuarán otros treinta o más años deprivadas de sus hormonas ováricas: ¿tiempo de abandono?, ¿tiempo de enfermedad?, ¿tiempo de pérdida de calidad de vida? En modo alguno y a ello puede contribuir un cambio de actitud, acaso una adecuada terapia hormonal si hay sintomatología climatérica que repondrá la calidad de vida perdida, como expresamos en nuestro propio web hace ya un tiempo, en http://www.neyro.com/2013/10/18/repercusion-de-la-menopausia-en-la-calidad-de-vida/.
En esa carrera por mantener la calidad de vida y ser más feliz, que es el objetivo fundamental de este blog (o al menos colaborar en que el lector lo consiga…), el deporte en general ocupa un lugar de privilegio; se ha demostrado hasta la saciedad que la actividad deportiva está ligada incluso a la consecución de una buena actividad sexual, elemento básico en el mantenimiento de esa calidad de vida que todos ansiamos en nuestras existencias; lo demostramos en una noticia que estimulamos al lector a considerar, presente en http://www.neyro.com/2012/07/13/si-quiere-tener-sexo-del-bueno-haga-deporte/
La condición femenina, tan indefectiblemente ligada a sus ciclos menstruales o a las consecuencias de su descenso en la actividad hormonal tras la menopausia, influye de manera poderosa en el rendimiento deportivo. Es más, debieras ser una constante a determinar y tener en cuenta, el momento del ciclo menstrual para condicionar de una o de otra manera el entrenamiento deportivo a todos los niveles: no solo en las deportistas de élite, que por supuesto, sino también para la deportista de más bajo nivel e incluso para aquella mujer que mantiene un cierto grado de actividad física constante. Lo explicábamos en el blog en http://www.neyro.com/2017/03/13/como-influyen-la-genetica-femenina-o-el-ciclo-menstrual-en-los-entrenamientos/
Sabemos por otro lado que tras la menopausia se produce una rápida pérdida de masa ósea y también una pérdida de masa muscular. La práctica regular de una actividad física en una mujer post-menopáusica puede resultar muy beneficiosa, ya que favorece el sistema circulatorio y el sistema músculo esquelético globalmente. El ejercicio mantiene la elasticidad de los músculos, mejora la coordinación y movilidad contribuye a la quema de calorías y mantenimiento del peso, mejora la hipertensión y los niveles de colesterol y tiene efectos psicológicos beneficiosos. De todo ello se ha hecho eco la cadena SER española a través de uno de sus más emblemáticos programa (SERrunners) en el que el Dr. Neyro viene colaborando últimamente.
La noticia hacía referencia a un programa de radio interesantísimo en el que a través de diversos testimonios de diferentes mujeres recogidos por los conductores del programa, los siempre profesionales Verónica Gómez y Jon Egaña, desgranaron los principales hitos del binomio deporte y menopausia, de la mano de un gran profesional del entrenamiento, el profesor de INEF Alberto García Bataller y el siempre dispuesto a la divulgación el ginecólogo José Luis Neyro. Puede seguirse íntegro el programa en el enlace siguiente

Pocas parejas tan saludables para la mujer como el embarazo y el deporte.

 
No todas las mujeres tiene una capacidad física, ni una resistencia ni unas condiciones innatas como Serena Williams que este año 2017 ganó un título de Gran Slam, el Oen de Australia, en enero, estando embarazada de ocho semanas…; cierto¡¡¡ (ver la noticia ampliada en http://www.neyro.com/2017/04/24/cuando-el-deporte-no-esta-contraindicado-ni-en-el-embarazo/) Indudablemente cierto, reconoce el Dr. Neyro que, al tiempo afirma que pocas parejas existen en el mundo de la salud femenina tan “saludables” como el embarazo y la práctica deportiva.
Y es que hasta en el hipotético caso de aquella mujer que nunca ha practicado actividad física, que nunca se ha puesto las zapatillas de correr o de saltar, hasta en ella…., comenzar con una actividad física que le ayude a quemar calorías es saludable incluso durante el embarazo.
Efectivamente, el deporte, la actividad física y el embarazo son propuestas combinables tomando algunas consideraciones como elementales, relata nuestro experto el Dr. Neyro; por ejemplo: no se deben practicar deportes violentos o que comporten riesgo de caídas: si usted no ha hecho lucha grecorromana es mal momento para iniciarse en esta actividad gestante de cinco meses. Tampoco el parapente parece muy aconsejable o conducir coches en un rallye a 200 km por hora en carretas de montaña….
Tocamos este tema de las posibles combinaciones en una noticia previa en el blog presente en el enlace siguiente: http://www.neyro.com/2015/07/27/deporte-sexo-y-gestacion-actividades-contraindicadas-o-posibilidades-reales-de-combinarlos/
Está fuera de lógica, al margen de casos como el de Serena Williams que ya mencionamos, que la alta competición también debe dejarse fuera de la gestación o deportes extremos que lleven a la extenuación como las maratones o las marchas extremas de montaña o el himalayismo….

El diario ABC a través de una de sus periodistas más valiosas, la encantadora Laura Marta (@laura_elliot_) ha vuelto a tocar este tema contando con dos especialistas de excepción  cual son el propio Dr. José Luis Neyro, ginecólogo y conocedor como pocos de la fisiología femenina y Alberto García Bataller (@agarbasn1), fisiólogo del deporte y entrenador internacional de deportistas de élite, profesor en investigador de INEF que con una experiencia de más de 25 años, abordan estas cuestiones en un magnífico reportaje que puede seguirse en el enlace http://www.neyro.com/2015/07/27/deporte-sexo-y-gestacion-actividades-contraindicadas-o-posibilidades-reales-de-combinarlos/