Archivo de la categoría: doctor neyro

Sobre los nuevos valores de nuestra sociedad y sobre la (cambiante) relación médico-paciente.

Una de las características inherentes a la vida misma es el cambio; nada permanece igual porque la vida es un continuum de la que sabemos el origen, pero desconocemos el final. Lo mejor de la vida, precisamente, decía el gran Enrique Jardiel Poncela  (Madrid, 15 de octubre de 1901-ibídem, 18 de febrero de 1952, escritor y dramaturgo español. Su obra, relacionada con el teatro del absurdo, se alejó del humor tradicional acercándose a otro más intelectual, inverosímil e ilógico), es que no conocemos a priori su duración y por ello, decía, uno debe dedicarse a tratar de ser feliz y a hacer feliz a los que nos rodean….
Así, a priori, como premisa básica está muy bien, pero….¿son todos los cambios sociales aceptables solo porque son nuevos.., porque son fruto del cambio de los tiempos…., sin más? Algunos acontecimientos recientes de nuestro país han obligado a repensar estas cosas y analizar estos cambios, por lo menos a algunas personas. Un ejemplo reciente: las redes sociales se han inundado de críticas al hombre más rico de España, uno de los más ricos del mundo, Amancio Ortega, dueño de Inditex (ya saben…, Zara, Massimo Dutti, Oysho…., etc, etc…)….., por la osadía de donar de manera filantrópica y altruista más de 450 millones de euros para reponer y comprar nuevos utillajes contra el cáncer en el Servicio Nacional de Salud, a repartir entre todas las autonomías.
Los periódicos contaron la noticia (véase en http://economia.elpais.com/economia/2017/03/29/actualidad/1490768952_146661.html y en http://www.elmundo.es/sociedad/2017/03/29/58db68efe2704e381e8b463c.html), pero las críticas a la medida no se hicieron esperar (y o daremos desde este web más pábulo a los tontos….) por parte de ese tipo de personajillo, cada vez más presente en nuestra sociedad, que emplea la crítica a este tipo de altruismo y de filantropía para cargar contra cualquier valor.
Efectivamente, las cosas están cambiando, pero no siempre a mejor como podemos observar por lo comentado hasta ahora….. Ha cambiado la relación médico – paciente desde una verticalidad llena de paternalismo a una transversalidad más soberana en la que el paciente, de igual a igual con el médico que le atiende, decide de manera autónonma sobre su tratamiento. Pero, se pregunta nuestro Magíster en Bioética José Luis Neyro, ¿la autonomía del paciente está reñida con la gratitud por el servicio prestado, con el respeto por el servidor público, acaso con la educación y la civilidad en la relación con el profesional?
Rozando las cuestiones políticamente no correctas, el programa de Objetivo Bizkaia en el que el Dr. Neyro colabora semanalmente abordó hace unos días estas cuestiones en un diálogo abierto y sincero con su conductora y directora, la sin par Susana Porras. El lector puede escuchar y seguir la entrevista en el enlace adjunto y luego, a posteriori, puede comentarlo en nuestro blog, abierto a nuevas incorporaciones de criterios cambiantes como las mareas. de nuestros océanos..

La ingesta de una copa de alcohol al día aumenta el riesgo de cáncer de mama.

Ni ha nadie engañamos ni a ninguna persona sorprenderemos si afirmamos o recordamos que la ingesta de alcohol está relacionada con diferentes tipos de cáncer, tal y como hace poco señalamos en este mismo blog en una entrada previa en http://www.neyro.com/2017/04/03/beber-alcohol-produce-siete-tipos-diferentes-de-cancer/
Sabemos que el alcohol es básicamente un tóxico para el organismo y su relación (no solo fisiopatológica, sino también por la evidencia epidemiológica) con el cáncer es cada vez más evidente, cierta y fiable. Lo expusimos hace bien poco tiempo en este lugar en http://www.neyro.com/2017/03/31/apoya-la-epidemiologia-mas-cientifica-la-idea-de-que-el-alcohol-causa-el-cancer/
Ahora se nos recuerda, afinando un poco más en la ecuación que el consumo de apenas una copa de vino o una cerveza al día (aproximadamente 10 g de alcohol), puede aumentar el riesgo de cáncer de mama un 5% en mujeres pre-menopáusicas y un 9% en mujeres posmenopáusicas (según un estudio disponible para el lector interesado en http://www.aicr.org/continuous-update-project/reports/breast-cancer-report-2017.pdf )
Estos datos provienen del último informe emitido por el American Institute for Cancer Research (AICR) y el World Cancer Research Fund (WCRF). Entre ambas instituciones, señala el Dr. José Luis Neyro, se realizó un análisis de 119 estudios de investigación de todo el mundo, con una cohorte total de más de 12 millones de mujeres y más de 260.000 casos de cáncer de mama.
Al comentar el nuevo hallazgo, la Dra. Susan K. Boolbol, jefa de la división de Cirugía de Mama, del Beth Israel Hospital, en Mount Sinai, Nueva York, Estados Unidos dijo: “Conocíamos la asociación entre el alcohol y el cáncer de mama, como lo han demostrado varios estudios. La cuestión con esos estudios es que no conocíamos la cantidad exacta de alcohol que incrementa el riesgo”. “Este informe indica claramente que una bebida al día aumenta el riesgo, lo cual es información importante”, dijo la Dra. Boolbol en un comunicado. Este análisis de gran consistencia estadística, pone muy en tela de juicio los supuestos beneficios de la ingesta de cantidades moderadas de alcohol, al menos en lo tocante al riesgo de cáncer de mama.
Los hallazgos, con ser consistentes, no son nuevos, recuerda JL Neyro, pues ya en 2015, desde Harvard nos llegó un estudio similar que alertaba sobre el riesgo inherente a la ingesta de pequeñas cantidades de alcohol; lo recogimos en este mismo blog en una noticia que lo desarrollaba, en http://www.neyro.com/2015/10/02/consumo-moderado-de-alcohol-tambien-podria-aumentar-el-riesgo-de-cancer-en-las-mujeres/.
Por otra parte, también se informa que el ejercicio vigoroso (como correr o hacer ciclismo rápido) redujo el riesgo de cáncer de mama en mujeres pre y posmenopáusicas. Además se encontró evidencia robusta que confirmó los hallazgos anteriores que indicaban que el ejercicio moderado (como caminar y realizar jardinería) también disminuye el riesgo en mujeres post-menopáusicas.
  Resultado de imagen de ejercicio  y riesgo de cáncer de mama.
En las mujeres premenopáusicas, se observó una reducción estadísticamente significativa del riesgo en un 17% (riesgo relativo [RR]: 0,83) al comparar a las mujeres con mayores niveles de actividad con las menos activas. El mismo efecto protector se observó en las mujeres posmenopáusicas, aunque en un grado ligeramente menor. Las mujeres más activas tenían una reducción del riesgo del 10% (RR: 0,90), que fue estadísticamente significativo.
Además, en las mujeres posmenopáusicas, la actividad física en general también se asoció con una disminución del riesgo de presentar cáncer de mama del 13% (RR: 0,87). “Con este informe completo y actualizado, la evidencia es clara”, dijo la Dra. Anne McTiernan, PhD, experta en prevención del cáncer en el Fred Hutchinson Cancer Research Center, profesora de investigación en la University of Washington Schools of Public Health and Medicine, ambas en Seattle, Estados Unidos y parte del grupo de los autores del informe, en un comunicado.
“Tener un estilo de vida activo físicamente, mantener un peso saludable a lo largo de la vida y limitar el alcohol – son pasos que las mujeres pueden tomar para reducir su riesgo”, agregó la Dra. McTiernan. De hecho, nos recuerda el ginecólogo José L. Neyro, habitual experto consultado, ya sabíamos que la práctica de ejercicio físico, aún moderado, es capaz de limitar y redicir de manera significativa el riesgo de cáncer de mama en mujeres más allá de la menopausia como recogimos hace más de dos años en el enlace siguiente http://www.neyro.com/2015/01/25/el-riesgo-de-cancer-de-mama-posmenopausico-disminuye-con-la-practica-de-ejercicio-fisico/.
Además de la actividad física y el consumo de alcohol, los investigadores también encontraron otras asociaciones con el riesgo de cáncer de mama. Hubo un nuevo giro con relación a los hallazgos sobre el hecho de que la obesidad aumenta el riesgo de cáncer de mama. Tener sobrepeso u obesidad a lo largo de la edad adulta incrementó el riesgo de tener cáncer de mama en postmenopáusicas, al igual que haber tenido un aumento de peso mayor en la edad adulta, según lo que confirmó el informe. Sin embargo, se encontró evidencia fuerte de que el sobrepeso u obesidad entre los 18 y 30 años de edad tenía un efecto protector, ya que disminuyó el riesgo tanto de cáncer de mama premenopáusico como posmenopáusico.
“Fue interesante que este informe mostró que una mayor grasa corporal antes de la menopausia protegía contra el cáncer de mama en premenopáusicas”, comentó la Dra. Boolbol. Pero enfatizó que “una vez más, este informe confirmó el hecho de que el aumento de peso después de la menopausia o tener un índice de masa corporal alto es un factor de riesgo para el desarrollo de cáncer de mama”. Son más de 500.000 casos de cáncer cada año los que están directamente relacionados con la obesidad como ya mostramos en otro lugar en http://www.neyro.com/2014/12/09/casi-500-000-nuevos-casos-de-cancer-al-ano-relacionados-a-la-obesidad/
La lactancia materna disminuyó el riesgo de cáncer de mama. Sin embargo, también hay evidencia fuerte sobre el hecho de que los factores de desarrollo que conducen a un mayor crecimiento lineal (marcado por la estatura alcanzada en la adultez), aumentan el riesgo. Cuando se trata de dieta, sin embargo, la evidencia fue más limitada. Para los factores dietéticos específicos, el informe encontró que el consumo de vegetales no almidonados, por ejemplo, podría reducir el riesgo de cáncer de mama sin receptores de estrógenos. La evidencia también sugirió una asociación entre los alimentos que contienen carotenoides (como las zanahorias, duraznos, espinaca y col rizada) y un riesgo reducido de cáncer de mama, además se encontró evidencia limitada de que las dietas altas en calcio también podrían reducir el riesgo.
Para la prevención del cáncer en general, los autores recomiendan mantener un peso saludable, mantenerse activo físicamente durante al menos 30 minutos todos los días, y evitar consumir alimentos altos en calorías y bebidas azucaradas. Además, recomiendan comer una gran variedad de granos enteros, verduras, frutas y legumbres como frijoles, limitar la carne roja y evitar la carne procesada. Señalan que lo mejor es evitar el alcohol, o en caso de consumirlo la cantidad debe ser limitada.

“En el punto en que se encuentre con la actividad física, trate de aumentarla un poco, ya sea un poco más de tiempo o un poco más de intensidad”, dijo Alice Bender, maestra en ciencias, RDN, directora del Programa de Nutrición de AICR, en un comunicado. “Haga cambios alimenticios simples para aumentar la protección – sustituya las verduras como zanahorias, pimientos o ensalada verde en lugar de las papas fritas y las galletas y si usted bebe alcohol, limítelo a una sola bebida o menos”. Sabemos hace tiempo que la mayor cantidad de cánceres se relacionan con el sobrepeso como mostramos en este mismo web hace ya más de tres años, en http://www.neyro.com/2014/08/28/los-canceres-mas-habituales-se-relacionan-con-el-sobrepeso/
El cáncer de mama es el cáncer más común en las mujeres estadounidenses y españolas, con más de 252.000 nuevos casos esperados este año, solo en USA. El American Institute for Cancer Research estima que uno de cada tres casos de cáncer de mama en los Estados Unidos podría prevenirse si las mujeres no consumieran alcohol, fueran activas físicamente y mantuvieran un peso saludable.

Referencias:

1. World Cancer Researc Fund International/American Institute for Cancer Research, Continuous Update Project Report: Diet, Nutrition, Physical Activity and Breast Cancer. 2017

A vueltas con los intentos de reducir la mortalidad por cáncer de ovario; nuevas noticias.

no de los temas “espinita” que seguimos manteniendo los ginecólogos en el abordaje de la salud de la mujer, sigue siendo bien entrado el siglo XXI, la reducción de la mortalidad por el temido cáncer de ovario en su vertiente epitelial, la más frecuente y de ordinario la más dañina.

Alguna puerta se ha abierto en los últimos meses desde muy diferentes abordajes tal y como expusimos en una noticia previa publicada en este blog en http://www.neyro.com/2015/12/31/nueva-esperanza-de-que-el-cribado-de-cancer-de-ovario-pudiera-reducir-un-20-la-mortalidad/.
Pero realmente, el avance creemos fundamental en la lucha contra esta mortífera enfermedad aparece cuando comienza a extenderse la idea que su origen realmente no está en el micro-daño repetido que las sucesivas ovulaciones tenían sobre la superficie epitelial del ovario, sino en alguna estructura cercana, pero diferente como eran las trompas de Fallopio.
De hecho, unos autores canadienses publicaron en mayo del casi ya lejano 2014 un estudio retrospectivo de cohorte basado en población en el que daban datos al respecto con nada menos que casi 44.000 mujeres de la Brito Columbia (la “beatiful”, como ellos dicen de su tierra en el extremo suroeste de Cannadá), seguidas entre 2008 y 2011.
Allí se demostraba que extirparles las trompas a las mujeres que iban a sufrir una histerectomía o que habían solicitado su esterlización voluntaria, no añadía ni morbilidad ni aumentaba la mortalidad de ese proceder. El lector interesado puede seguir el original en el enlace siguiente, en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24412119
El asunto tuvo tanto impacto que nos ocupamos de desarrollarlo en una noticia previa en nuestro propio blog que fue muy seguido en las redes sociales; está en http://www.neyro.com/2016/08/26/extirpacion-de-las-trompas-para-reducir-la-aparicion-del-cancer-de-ovario/
Pues bien, ahora nos llega un escalón más en la escala de la evidencia cinetífica en forma de revisión sistemática y metanálisis, que no es otra cosa que el análisis de los análisis previos que diferentes autores han hecho sobre un determinado tema. Como sabemos y ya arriba comentamos, se había sugerido que la salpingectomía podría reducir el riesgo de cáncer ovárico epitelial (COE) en base a la teoría de que la trompa es el origen del cáncer.
En el trabajo que ahora comentamos, apenas publicado en el número de junio de 2017 del prestigioso British Medical Journal, se realizó una revisión sistemática sobre la salpingectomía asociada con el riesgo de cáncer de ovario y el efecto de la salpingectomía durante la histerectomía sobre las complicaciones, incluyendo la función endocrina. El lector puede seguir el original del manuscrito publicado en el enlace https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/?term=Darelius+A%2C+Lycke+M%2C+Kindblom+JM%2C+et+al.+BJOG.+2017+Jun%3B+124(6)%3A+880–889.

De 844 artículos identificados, 11 cumplieron los criterios de inclusión. Lamentablemente, ningún estudio evaluó la reducción del riesgo de COE tras la salpingectomía junto con la histerectomía. Dos estudios retrospectivos publicaron un menor riesgo frente a la no cirugía, con una hazard ratio ajustada de 0,65 (95% IC 0,52-0,81); esto supone una reducción nada menos que del 35% del riesgo. No se encontraron diferencias en relación a las complicaciones entre los grupos con y sin salpingectomía. La función ovárica, medida mediante parámetros subrogados, fue similar a corto plazo.

En conclusión, existe poca evidencia que permita afirmar que la salpingectomía reduce el riesgo de COE, y su impacto a largo plazo en la función endocrina se desconoce, pero de momento, toda la que hay, señala nuestro experto, el Dr José Luis nEyro, no señala que cause mayores problemas hacerlo (extirpar las trompas) y aunque el grueso de la evidencia es escasa como señalan los autores, es siempre positiva.

Deberemos seguir profundizando en este tipo de actitudes para tener las suficientes experiencias como para que el ulterior análisis estadístico nos permita en un futuro afirmarlo con rotundidad.
Fuente consultada: Darelius A, Lycke M, Kindblom JM, et al. BJOG. 2017 Jun; 124(6): 880–889.

¿Es realmente la depresión post-parto un asunto de salud pública?

O es solo una circunstancia personal, individual de algunas mujeres que no se preparan para su maternidad, como ha llegado a oírse? Nosotros pensamos que es un asunto de salud pública si observamos que la depresión postparto  la padecen un 10-15% de mujeres a nivel mundial. De hecho, en anteriores ocasiones nos hemos ocupado de este tema de manera extensa en el web; véanse más entradas en http://www.neyro.com/2015/11/04/desde-la-depresion-postparto-al-rey-destronado-con-la-llegada-del-nuevo-hermanito/.
Durante el puerperio existen cambios bioquímicos que pueden desencadenar estos trastornos. Las mujeres suelen sentirse ansiosas, irritadas e inquietas, pero existen diferentes grados, dependiendo de la sintomatología, como la disforia post parto, que la padecen un 50-75% de las mujeres, la depresión post parto, que ronda un 10-15% de las mujeres y que aparece en forma más tardía, alrededor del mes alcanzando su intensidad máxima entre el segundo y el tercer mes. Y por último y más grave las psicosis, que afecta a un 0,1-0,2%, son los cuadros más graves, caracterizados por síntomas de agitación psicomotora, actividad psicótica, delirios y alucinaciones.
Una de las maneras más eficaces de disminuir el riesgo de depresión post-parto, lo sabemos bien, es combatir y manejar con rigor el dolor intra-parto de la madre, como expusimos recientemente en este mismo web en  http://www.neyro.com/2014/09/11/el-riesgo-de-depresion-postparto-disminuye-con-un-mejor-control-del-dolor-durante-el-parto/
Por otro lado, un reciente estudio analítico realizó una revisión bibliográfica del tema en cuestión mediante la búsqueda en diferentes bases de datos (Cuiden Plus, Medline, Scielo y Lilacs). Del total de artículos revisados se seleccionaron un total de 20 referencias. Todos los estudios revisados fueron publicados en los últimos diez años y con los operadores booleanos se puede asegurar su evidencia científica. El estudio se realizó entre Septiembre y Octubre de 2015.
Los autores de la revisión, comenta el Dr. Neyro, llegaron a la conclusión de que en los 30 días que siguen al período post parto es el período en la vida de la mujer en que existe más riesgo de enfermar de enfermedades psiquiátricas, por lo que transforma al hecho de dar a luz en la causa más frecuente de depresión médica, hecho que con frecuencia es ignorado.
Probablemente, aclara el ginecólogo Dr. Neyro, las condiciones psicológicas previas de la mujer, su integración con la pareja (caso de tenerla), las circunstancias de su embarazo y, por supuesto, de su parto influyen sobremanera en el desarrollo de este tipo de trastornos. Pero “evidentemente, debe ser determinante el hecho de que tras el alumbramiento de la placenta, la mujer queda desprotegida de sus niveles hormonales esteroideos, dado que sus ovarios no funcionan desde el día 90 – 100 de su gestación y la pérdida de la placenta le deja sin las hormonas que apoyaban su estabilidad emocional”.

¿Son los “intersexos” lo mismo que la transexualidad?

Uno de los problemas más antiguos que la naturaleza nos proporciona y que no siempre resolvemos bien son los llamados estados intersexuales. La intersexualidad es un término que en general se utiliza para una variedad de situaciones en las cuales, una persona nace con una anatomía reproductiva o sexual que no parece encajar en las definiciones típicas de masculino y femenino.
Imagen relacionada
De ordinario, se define hacia la masculinidad o hacia la feminidad en función de los que el pediatra interpreta en el momento del nacimiento del feto, pero no se atiende (lógicamente…) en ese momento las sensaciones, las percepciones ni las impresiones psicológicas porque el recién nacido sencillamente, no las tiene.
Las variantes son poco menos que infinitas; una persona puede nacer con formas genitales típicamente de una mujer, pero en su interior puede tener testículos. O una persona puede nacer con genitales que parecen estar en un estado intermedio entre los típicos genitales masculinos y femeninos –por ejemplo, un bebé puede nacer con un clítoris más largo que el promedio, o carecer de la apertura vaginal, o tener un conducto común en donde desemboca la uretra y la vagina, etc, etc, etc.
Resultado de imagen de intersexualidad
Ciertamente, asuntos importantes todos ellos, malformaciones algunas terribles que pueden condicionar la vida entera de los individuos afectos….. Pero  nada de todo ello tiene que ver con la que antiguamente llamábamos transexualidad. En esta ahora mejor definida como “reasignación de género”, una determinada persona nace mujer en un cuerpo de hombre o bien, en ocasiones al contrario, un hombre nace en un cuerpo de mujer. Esto es la transexualidad puramente hablando.
El tratamiento es lógicamente largo, obligadamente complejo y conlleva desde un abordaje psicológico completo hasta una inversión endocrinológica hasta finalmente llegar a una (o varias frecuentemente) cirugías muy complejas en las que se “reasigna el género” en los pasos finales….., y en las que, al menos, solemos estar involucrados ginecólogos, urólogos, cirujanos generales y cirujanos plásticos.
De todo ello hablaron hace unas semanas José Luis Neyro y la presentadora y directora de Objetivo Bizkaia de Tele7 en su participación semanal acostumbrada. Todo venía a cuento de una campaña informativa para mentalizar a la población sobre la transexualidad de niños y niñas y cuyas imágenes (ni sospechosas ni en absoluto escandalosas) fueron censuradas en determinadas redes sociales.
Puede verse el programa entero en el enlace siguiente.
Imagen relacionada

¿Está el autismo infantil relacionado con los anticuerpos frente al Herpes en la madre durante el embarazo?

Un estudio recientemente publicado en una revista internacional de alto impacto, señala que las altas concentraciones de anticuerpos maternos contra el virus del herpes simple de tipo 2 (VHS-2) en la mitad del embarazo se han vinculado a incremento en el riesgo de trastorno del espectro autista (TEA).

Hasta donde se tienen noticias, “este es el primer estudio en informar una relación entre las concentraciones de anticuerpo anti virus de herpes simple de tipo 2 en la madre y el riesgo de trastorno del espectro autista en la descendencia”, señala la autora principal, la Dra. Milada Mahic, PhD, investigadora posdoctoral del Centro para Infección e Inmunidad, en la Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad Columbia, en la Ciudad de Nueva York, Estados Unidos.

El estudio completo, destaca el Dr. Neyro, puede descargarse en el siguiente enlace, precisamente por su novedad (véase en http://msphere.asm.org/content/msph/2/1/e00016-17.full.pdf). Hace apenas unos meses, continúa el responsable de contenidos de http://www.neyro.com, el ginecólogo José Luis Neyro, nos habíamos ocupado de estos temas al comentar un artículo previo que desvinculaba la presencia de TEA de los procedimientos de inducción de parto, tan habituales en la Obstetricia moderna; puede leerse el contenido de aquella noticia en http://www.neyro.com/2016/11/02/la-induccion-al-parto-no-aumenta-el-riesgo-de-trastornos-del-espectro-autista-en-los-ninos/

Como decimos, el estudio fue publicado el 22 de febrero de este año 2017 en la versión electrónica de mSphere, una revista de la American Society for Microbiology. Señalan los autotres que “consideramos que la respuesta inmunitaria de la madre al virus del herpes simple 2 podría  alterar el desarrollo del sistema nervioso central fetal, aumentando el riesgo de autismo”. Las infecciones maternas durante el embarazo se han relacionado con algunas alteraciones del desarrollo neurológico, incluido el trastorno del espectro autista.

El equipo de Columbia evaluó posibles vínculos entre la exposición materna a cinco microorganismos patógenos de antiguo muy vinculados a los embarazos y a los daños perinatales de los fetos en desarrollo, destaca JL Neyro, como fueron Toxoplasma gondii, virus de la rubéola, citomegalo-virus, VHS-1 y VHS-2 y el riesgo de autismo en la descendencia. La exposición a estos patógenos “ToRCH” (como se les denomina habitualmente) durante el embarazo puede originar aborto espontáneo y malformaciones congénitas, según conocíamos de antiguo.

Los investigadores analizaron muestras de sangre de 442 madres de niños con diagnóstico de autismo, así como a 463 madres de niños sin la enfermedad, que se reclutaron en el Estudio ABC (Cohorte Natal de Autismo), que es dirigido por el Instituto Noruego de Salud Pública. Se obtuvieron muestras de sangre de la madre alrededor de la semana 18 del embarazo y también al nacimiento.

Las altas concentraciones de anticuerpos IgG de virus del herpes simple de tipo 2 en el plasma materno en la mitad del embarazo (pero no al nacer), se asociaron a un aumento del riesgo de presentarse el trastorno en la descendencia masculina.
Después del ajuste con respecto a paridad y año de nacimiento del niño, un incremento en las concentraciones de anti VHS-2 de 240 a 640 unidades arbitrarias/ml se relacionó con un aumento de casi dos tantos en las probabilidades de trastorno del espectro autista en los niños (odds ratio: 2,07; IC 95%: 1,06 – 4,06; p = 0,03), informan los investigadores.

El número de niñas con trastorno del espectro autista (n = 78) en el estudio es “demasiado pequeño para concluir que el efecto es específico de género; no obstante, el autismo tiene un sesgo sexual con tendencia a afectar a los hombres”, señalan los autores. No se observó ninguna relación entre el trastorno del espectro autista y la existencia de anticuerpos IgG contra los otros cuatro patógenos. En la figura precedente, el modelo obtenido del artículo original, fue ajustado por paridad y por el año de nacimiento de cada niño; en la posterior se anotan algunos rasgos del autismo infantil..

“Se desconoce la causa (o las causas) de la mayoría de los casos de autismo. Sin embargo, la evidencia parece indicar que los factores, tanto genéticos como ambientales, desempeñan cierto papel en la enfermedad. La investigación indica que la inflamación y la activación inmunitaria pueden contribuir al riesgo. El virus del herpes simple del tipo 2 podría ser sólo uno dentro una serie de agentes infecciosos causantes”, declaró el autor principal Dr. W. Ian Lipkin, director del Centro para Infección e Inmunidad en la Universidad de Columbia, en Nueva York, Estados Unidos.

Los investigadores destacan que el incremento de las concentraciones de anticuerpo contra virus del herpes simple de tipo 2 puede indicar una infección primaria reciente o la reactivación de una infección latente. Sólo 12% de las madres seropositivas para virus del herpes simple de tipo 2 informó tener lesiones de VHS antes del embarazo o durante el primer trimestre, lo que sugiere que la mayor parte de las infecciones por virus del herpes simple de tipo 2 se manifestó de manera asintomática.

Los investigadores suponen que el riesgo de trastorno del espectro autista asociado a altas concentraciones de anticuerpos contra virus del herpes simple de tipo 2 no es específico de VHS-2, sino que más bien refleja la repercusión de la activación inmunitaria y la inflamación en un sistema nervioso en desarrollo vulnerable. Asimismo, afirman que se necesitan más estudios para determinar si son necesarias la detección sistemática y la supresión de la infección por virus del herpes simple de tipo 2 durante el embarazo.

Este estudio fue respaldado por apoyos económicos del National Institutes of Health, la Fundación Jane Botsford Johnson, la Iniciativa para la Investigación del Autismo de la Fundación Simons, el Ministerio de Salud y Servicios Sociales de Noruega, el Ministerio de Educación e Investigación de Noruega y el Consejo de Investigación de Noruega. Los autores han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Referencias bibliográficas:

Mahic M, Mjaaland S, Bøvelstad H, Gunnes N, y cols. Maternal Immunoreactivity to Herpes Simplex Virus 2 and Risk of Autism Spectrum Disorder in Male Offspring. mSphere. 22 Feb 2017;2(1). pii: e00016-17. doi: 10.1128/mSphere.00016-17.

http://www.neyro.com/2016/11/02/la-induccion-al-parto-no-aumenta-el-riesgo-de-trastornos-del-espectro-autista-en-los-ninos/