Cuando una dieta saludable mejora la fertilidad masculina.

De forma reiterada nos hemos venido ocupando en este web de temas relacionados con la salud y la dieta. Inclsuo con recomendaciones acerca de lo conveniente de seguir una determinada dieta durante la juventud para no tener problemas durante la edad adulta en relación con el cáncer de mama incluso (según expusimos en http://www.neyro.com/2016/04/07/consumir-mucha-fibra-en-la-dieta-de-la-juventud-puede-disminuir-el-riesgo-futuro-de-cancer-de-mama/).
De hecho, en realidad, podemos afirmar que “somos lo que comemos” y más en salud cardiovascular (para más información puede leerse en http://www.neyro.com/2014/01/19/somos-lo-que-comemos-y-mas-en-el-riesgo-cardiovascular/) Pues bien, así las cosas, ahora sabemos que un consumo excesivo de carnes rojas y procesadas, dulces y bebidas edulcoradas y la ingesta de alcohol y cafeína se asocian con disminución de la calidad espermática.

 Y es que llevar una dieta saludable mejora la calidad espermática y la fecundabilidad de la pareja, tal y como ha mostrado un trabajo realizado por investigadores de la Unidad de Nutrición Humana de la Universitat Rovira i Virgili (URV) y del Institut d’Investigació Sanitària Pere i Virgili (IISPV), que forman parte del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBEROBN), dependiente del Instituto de Salud Carlos III.

En concreto, según el trabajo, publicado en “Human Reproduction Update” en marzo de 2017 (y que el lector interesado puede descolgarse en https://academic.oup.com/humupd/article-abstract/doi/10.1093/humupd/dmx006/3065333/Dietary-patterns-foods-and-nutrients-in-male?redirectedFrom=fulltext), una dieta saludable rica en algunos nutrientes como, por ejemplo, los ácidos grasos omega-3, algunos antioxidantes (vitamina E, vitamina C, caroteno, selenio, zinc, criptoxantina y licopeno) y otras vitaminas (vitamina D y folato), y un bajo consumo de ácidos grasos saturados y ácidos grasos trans, se asocian a una mejoría de la calidad espermática.

Además, el pescado y marisco, el pollo, los cereales, las verduras y la fruta, o lácteos bajos en grasas, también se asocian a una mejor calidad del semen y/o actividad espermática. Por el contrario, un consumo excesivo de carnes rojas y procesadas, alimentos ricos en soja, dulces y bebidas edulcoradas, ciertos lácteos enteros, y la ingesta de alcohol y cafeína se asocian, en algunos estudios con una disminución de la calidad espermática.

En referencia a la fecundabilidad, en el trabajo un elevado consumo de alcohol, cafeína y carnes rojas y procesadas en hombres se ha relacionado negativamente con las probabilidades de embarazo y las tasas de fertilización de las parejas. Los autores del manuscrito (firmado en primer lugar por Albert Salas-Huetos) concluyen que una adecuada adherencia del varón a una dieta sana podría mejorar los índices de calidad y la fecundidad de semen. Dado que los estudios observacionales pueden probar las asociaciones, pero no la causalidad, las asociaciones que se resumen en la presente revisión deben ser confirmados con grandes estudios de cohorte prospectivo y sobre todo con los ECA (ensayos clínicos aleatorizados) bien diseñados.

“Este trabajo ha servido para proporcionar una visión global de la investigación de calidad existente que relaciona la dieta, así como el consumo de diferentes alimentos y nutrientes, con la fertilidad masculina y la fecundabilidad para que, en un futuro, se puedan realizar recomendaciones dietéticas seguras y efectivas”, han zanjado los expertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *