Dudas sobre los grupos sanguíneos de los progenitores a la hora de concebir

Hace unos meses comentábamos en este mismo lugar que la llamada “incompatibilidad Rh” es un asunto del pasado y que las nuevas técnicas médicas y diagnósticas, junto al profundo conocimiento de la biología de los grupos sanguíneos, constituían la base para poder argumentar que ya no teníamos nada que temer de este problema del pasado. Lo explicábamos incluso con detalle en una de las noticias de nuestro blog, presente en http://www.neyro.com/2015/06/26/la-incompatibilidad-rh-materno-fetal-un-problema-del-pasado/

Cada persona tiene proteínas específicas de su grupo sanguíneo en la superficie de sus glóbulos rojos. Existen cuatro grupos sanguíneos: A, B, AB y 0, según que la membrana de los hematíes tengan el antígeno A, el B, los dos o ninguno. A su vez, cada uno de los cuatro grupos sanguíneos se clasifica según la presencia en la superficie de los glóbulos rojos de otra proteína que indica el factor Rh. Si usted es portador de esa proteína, su sangre será Rh positivo. Pero, si no lo es, será Rh negativo.

El factor llamado Rh no es sino otra forma de clasificar a las personas en función de esta característica diferenciadora; se descubrió y describió inicialmente en la membrana de los hematíes del Maccacus Rhesus y de ahí proviene su nombre abreviado. El macaco Rhesus es un primate marrón con las nalgas y la cara rosas. Tiene el pelo de la cabeza corto, lo que remarca su expresividad. Son animales asiáticos que viven en Afganistán, Pakistán, India, sudeste de Asia y China. Algunos fueron introducidos posteriormente en Florida.

Macaco Rhesus

La mayoría de las personas (alrededor del 85%) es Rh positivo. Pero, si una mujer Rh negativo y un hombre Rh positivo conciben un hijo, existe la posibilidad de que su bebé tenga problemas de salud. Es posible que el bebé que se está formando dentro del vientre materno tenga sangre Rh positivo, heredada del padre. Aproximadamente la mitad de los hijos de una madre Rh negativo y un padre Rh positivo son Rh positivos.

Por lo general, la incompatibilidad Rh no es un problema cuando se trata de una madre primeriza ya que, a menos que haya algún tipo de anomalía, la sangre del feto no entra en el sistema circulatorio de la madre durante el embarazo. El sistema inmunitario de la madre no reconoce como extraño al factor RH de la sangre del feto sino que tan solo establece la creación de anticuerpos para una siguiente ocasión; el problema llega cuando esa mujer (Rh negativo) concibe de nuevo (con varón Rh positivo) y gesta un nuevo ser Rh positivo.

En este momento, ese sistema inmunitario materno previamente sensibilizado frente al factor Rh (+) lo reconoce como extraño, extrae datos de su banco de memoria y fabrica anticuerpos que se pegarán al ese factor Rh (+) del feto en desarrollo que sufrirá las consecuencias de la rotura masiva de los glóbulos rojos en una reacción de hemólisis masiva. La eritroblastosis fetal está servida y puede ser mortal.

Pues bien, aunque el problema parecería ya superado como contamos hace meses, sin embrago llegan preguntas sobre el tema al programa Objetivo Bizkaia que dirige y presenta Susana Porras en Tele 7; fueron respondidas en su colaboración semanal por el Dr. Neyro en charla animada con la conductora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *