La investigación de nuevos fármacos cada vez más eficaces en osteoporosis continúa: el turno de Abaloparatide.

Todos los fármacos que se emplean desde siempre en el tratamiento de la osteoporosis (OP) deben llevar aparejada la adición de las correspondientes dosis de calcio y de vitamina D. Es la misma circunstancia por la que a los albañiles contratados para levantar un muro, hay que comprarles los ladrillos (el calcio en nuestro ejemplo) y la correspondiente cantidad de cemento (la vitamina D en este caso). Solo ellos, por hábiles y buenos profesionales que fueran, no podrían levantar el muro.

De ello hablamos largo y tendido en nuestro blog en diversas ocasiones previas como en http://www.neyro.com/2015/11/23/los-expertos-destacan-la-importancia-de-la-ingesta-continua-de-calcio-y-vitaminas-d-y-k-para-mantener-los-huesos-sanos/

Siguiendo con el mismo símil, los fármacos, nuestros albañiles privados, son de dos tipos diferentes: de un lado, los anti-resortivos que se ocupan de detener la pérdida de hueso y así hace nueva masa ósea, como en el caso de Denosumab, el último investigado y comercializado (ver en http://www.neyro.com/2010/03/05/denosumab-resultados-de-las-fases-ii-y-iii-en-osteoporosis-postmenopausicas/).

Por otro lado, están los osteo-formadores, los fármacos anabólicos que se ocupan de crear nuevo hueso evitando así también las fracturas osteoporóticas, verdadero azote de una humanidad cada vez más envejecida (como contamos en el programa de TVE Saber Vivir con Mariló Montero y que pude seguirse en http://www.neyro.com/2015/10/07/las-fracturas-de-bajo-impacto-son-la-consecuencia-de-la-osteoporosis/).

Entre estos osteoformadores está el medicamento (todavía) experimental llamado Abaloparatida SC (de administración subcutánea mensual), que puede ayudar a aumentar la densidad mineral ósea en mujeres posmenopáusicas y reducir el riesgo de fracturas, según sugiere una investigación reciente patrocinada por la industria que lo ha sintetizado y desarrollado. Los resultados de un análisis de subgrupo dentro del estudio clínico ACTIVE, se presentaron en abril en ENDO 2016, la reunión anual de la Sociedad de Endocrinología en Boston.

El Dr. Neyro nos comenta que viene siguiendo los resultados de Abaloparatide desde el congreso americano de Osteoporosis de 2014 en Houston (Texas) y en la edición de 2015, que se celebró en Seattle, Washington, en cuyas ediciones ya sorprendían los resultados clínicos iniciales.

“Abaloparatida SC aumenta la densidad mineral ósea y reduce el riesgo de facturas vertebrales y no vertebrales en forma consistente en mujeres posmenopáusicas con osteoporosis, independientemente de las características iniciales de la paciente, incluyendo edad, densidad mineral ósea y si presenta facturas anteriores,” dijo la autora principal del estudio Felicia Cosman, MD, endocrinóloga y especialista en osteoporosis en el Hospital Helen Hayes en West Haverstraw, Nueva York, y profesora de medicina clínica en la Universidad de Columbia de la ciudad de Nueva York.

“Si la aprueba la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), Abaloparatida SC puede tener el potencial de reducir el riesgo de fracturas en mujeres posmenopáusicas con osteoporosis en pacientes con un amplio rango de características”, dijo Cosman, que también es asesora de Radius Health, Inc., en Waltham, Massachusetts, que es la empresa de biotecnología que ha desarrollado el nuevo fármaco, destaca José Luis Neyro.

Los investigadores examinaron pacientes inscritos en el estudio aleatorizado, con doble encubrimiento, multinacional, en fase 3, ACTIVE, para evaluar la eficacia y seguridad de 80 microgramos de abaloparatida SC en la prevención de fracturas en mujeres posmenopáusicas con osteoporosis, por otro lado sanas y ambulatorias. En general, 2463 pacientes entre 49 y 86 años de edad se aleatorizaron para recibir 1 de 3 medicamentos (tres brazos de tratamiento)durante 18 meses: 80 microgramos de abaloparatida SC, 20 microgramos de teriparatida subcutánea (un medicamento bajo receta aprobado por la FDA conocido por aumentar la densidad y fortaleza ósea) o un placebo.

A los 18 meses, abaloparatida SC aumentó en forma significativa la densidad mineral ósea en la columna lumbar desde el inicio en un 9,2%, en cadera total en un 3,4% y en cuello femoral en un 2,9%, en comparación con placebo. Abaloparatida SC también redujo la aparición de nuevas fracturas vertebrales en un 86%, fracturas no vertebrales en un 43% y fracturas osteoporóticas importantes en un 70%, en comparación con placebo. El medicamento también redujo las fracturas osteoporóticas importantes en un 55% en comparación con teriparatida, que es el otro osteo-formador del que ya disponemos a día de hoy, relata nuestro experto en OP, el Dr. Neyro.

El fármaco, continúa el ginecólogo, es terriblemente activo y eficaz por los datos preliminares. Los autores del ensayo encontraron que el riesgo de nuevas fracturas vertebrales o no vertebrales disminuyó en forma consistente entre los participantes que recibieron abaloparatida SC, independientemente de los factores de riesgo iniciales; no encontraron interacciones entre ninguno de los factores de riesgo iniciales y la magnitud del aumento de la densidad mineral ósea causada por Abaloparatida.

Parece que el fármaco, que no encontró resistencias entre los pacientes que fueron aleatorizados a recibirlo, abre un nuevo campo para las terapias combinadas o secuenciales en una enfermedad crónica en la que por sus características, los tratamientos habrán de ser mantenidos durante muchos años, señala JL Neyro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *