Una de cada tres mujeres sufre incontinencia urinaria posparto.

Hace ya una larga temporada, sensibilizados por los problemas de salud de la mujer, abordamos uno de los más generalmente ocultos por una incomprensible actitud de vergüenza que hace que muchas afectas la sufran en silencio. Nos referimos a la incontinencia urinaria y a sus trastornos asociados que tratamos en http://www.neyro.com/2011/06/21/que-es-la-incontinencia-urinaria-y-como-tratarla/
Ahora hemos sabido que el 30% de las mujeres sufre incontinencia urinaria postparto y hasta un 45% sufre algún tipo de incontinencia a lo largo de su vida, según diferentes expertos, que recuerdan que este problema se produce por el debilitamiento de los músculos del suelo pélvico y la falta de recuperación subsiguiente mediante la rehabilitación disciplinada. Hoy sabemos que el abordaje de estos asuntos debiera ser multidisciplinar, implicando a distintos profesionales interesados en salud de la muejr (ver en http://www.neyro.com/2007/09/20/specialistas-aseguran-que-uno-de-los-trastornos-frecuentes-en-la-menopausia-es-la-incontinencia-urinaria-aunque-sea-todavia-una-patologia-vergonzante/)

En concreto, estos músculos sostienen la parte baja de la pelvis, es decir, el peso de los órganos abdominales (vejiga y uretra, útero, vagina y recto) y, lo que suele ser más serio, toda la grasa visceral que se va acumulando con el transcurrir de la los años y la vida, señala el Dr. Neyro. En general, podríamos decir que tiene forma de ‘puente colgante’ y cuando se debilita provoca, además de la mencionada incontinencia, descensos de los órganos o prolapsos, dolor lumbar o incluso diferentes formas de disfunciones sexuales.

En este sentido, los expertos han comentado que el embarazo, la edad de la paciente, el parto, el estreñimiento crónico no tratado (a pesar de lo enormemente sencillo que es realizar un adecuado tratamiento de esta patología crónica fundamentalmente femenina, como demostramos en http://www.neyro.com/2014/12/12/estrenimiento-y-embarazo-un-problema-menor-que-deteriora-la-calidad-de-vida/), algunos deportes de impacto, la menopausia (los cambios hormonales provocan pérdida de flexibilidad) pueden alterar su función, problema que se agrava si, además, la mujer lleva una vida sedentaria.
En la mayoría de los casos, una adecuada recuperación funcional de la mujer y de su suelo pelviano correctamente dirigida por su ginecólogo en la revisión postparto (señala el Dr. Neyro) suele conducir al éxito en la finalización de esta patología; quedarán todavía algunos casos leves o moderados en los que modernamente “ni siquiera tendremos que recurrir al quirófano pues disponemos de sensacionales tratamientos modernos con Laser que hacen posible la mejora del trastorno en pocas sesiones de manera totalmente ambulatoria” destaca JL Neyro (ver en http://www.neyro.com/2016/03/24/tratamiento-de-la-incontinencia-de-orina-mediante-laser-sin-quirofano/).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *