Importante reducción de la mortalidad materna ligada al parto, en todo el mundo

Las muertes maternas en el mundo se han reducido desde las 532.000 en 1990 a una estimación de 303.000 en 2015, según el informe Tendencias en Mortalidad Materna: 1990 a 2015 – Estimaciones de la OMS, Unicef (Fondo de las Naciones Unidas Para la Infancia), Unfpa (United Nations Population Fund), el Banco Mundial, y la División de Población de Naciones Unidos, que se publica en The Lancet (disponible en http://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(15)00838-7/fulltext).
Se trata del último informe de una serie que ha analizado datos de 171 países sobre un total de 183; se verificó el progreso en la consecución de los Objetivos del Milenio. Esto se traduce en un ratio de mortalidad materna global estimado en 216 muertes maternas por cada 100.000 nacidos vivos, en comparación con las 385 por 100.000 nacimientos registradas en 1990. Esto significa que, entre todos, hemos conseguido una reducción en tan solo 25 años del 43.9% del total, destaca el ginecólogo José Luis Neyro.

“Los Objetivos del Milenio pusieron en marcha esfuerzos sin precedentes para reducir la mortalidad materna. En los últimos 25 años el riesgo de la mujer de fallecer por causas relacionadas con el embarazo se ha reducido casi a la mitad. Es un gran progreso aunque no es suficiente. Sabemos que podemos acabar de forma virtual con estas muertes para 2030 y a ese trabajo nos encomendamos”, ha explicado Flavia Bustreo, directora general del clúster sobre Salud de la familia, mujeres y adolescentes de la OMS.

Alcanzar ese objetivo requerirá grandes esfuerzos, según Babatunde Osotimehin, director ejecutivo del Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa). “Muchos países con altas tasas de mortalidad materna realizarán pequeños progresos o incluso se quedarán atrás si durante los próximos 15 años no mejoramos el número de matronas disponibles y sus habilidades, y de otros profesionales de la salud”, ha explicado Osotimehin.
Pese a las mejoras, sólo nueve países -Bután, Cabo Verde, Camboya, Irán, Laos, Maldivas, Mongolia, Ruanda y Timor Oriental- consiguieron reducir el ratio de mortalidad materna en un 75 por ciento, como instaban los Objetivos del Milenio. “Tal y como hemos visto con todos los temas de salud de los Objetivos del Milenio, es necesario fortalecer los sistemas sanitarios al tiempo que se presta atención a otros problemas.
Educar a las mujeres y a las niñas, sobre todo a las más marginadas, es la clave para su supervivencia y la de sus hijos. La educación les dota de conocimiento para enfrentarse a las prácticas tradicionales que les ponen en peligro”, ha dicho Geeta Rao Gupta, director ejecutivo adjunto de Unicef. Se ha demostrado un muy notable incremento de la mortalidad de madres adolescentes cuando se compara con la madres de otras edades (como se demostró en esta publicación enhttp://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25102848?log$=activity)
La gran mejora se ha realizado en el este de Asia, donde la tasa ha bajado de 95 a 27 por cada 100.000 nacimientos, mientras que en las regiones desarrolladas la mortalidad materna ha bajado del 48 por ciento al 23-12 por cada 100.000 nacimientos. A finales de este año, en torno al 99 por ciento de las muertes maternas se producirán en los países en vías de desarrollo, donde el África subsahariana registrará 2 de cada 3 muertes (el 66 por ciento). No obstante, esto representará una mejora, ya que en esa zona de África se ha observado casi un 45 por ciento de descenso: de los 987 fallecimientos en 1990 a los 546 por cada 100.000 nacimientos.

La Estrategia Global para la Salud de Mujeres, Niños y Adolescentes, presentada por la ONU en septiembre de 2015 (objetivos 2015 a 203), quiere reducir las muertes maternas a menos de 70 por cada 100.000 nacimientos en el mundo. Esta meta requerirá más que triplicar el ritmo de progreso obtenido hasta ahora.
Uno de los objetivos intermedios en esa estrategia pasa por demorar la maternidad a las mejores edades, más allá de los veinte años de edad materna y evitar consecuentemente los embarazos en adolescentes, señala el experto JL Neyro; de todo ello nos hemos ocupado en este blog en http://www.neyro.com/2011/09/01/los-adolescentes-maduran-sexualmente-mas-pronto-en-la-actualidad/ y también cuando contamos algunas de las medidas más eficaces en este sentido (ver en http://www.neyro.com/2014/11/19/la-educacion-y-los-anticonceptivos-gratuitos-reducen-la-tasa-de-embarazos-adolescentes/)
Las nuevas directrices para el periodo 2015 – 2030 quieren reforzar el liderazgo de cada país movilizando los recursos nacionales e internacionales para mejorar la salud de la mujer, de los niños y los adolescentes. Para ello será importante potenciar los sistemas de salud para que tengan capacidad de realizar una asistencia de calidad: la mortalidad materna se reduce a medida que se incrementa la capacidad técnica y profesional del personal que asiste a la madre.
Asimismo, según la estrategia, hay que prestar atención especial durante las crisis humanitarias y en situaciones frágiles, ya que la mortalidad materna suele aumentar en esos contextos.