Los productos lácteos dificultan la acumulación de grasas de reserva, evitando la obesidad

Imágenes integradas 1
Acerca de la leche y de la insistencia de los médicos en su ingesta a cualquier edad se han dicho muchas cosas bien diferentes; entre ellas, algunas barbaridades como que los humanos son los únicos mamíferos que seguimos tomando leche tras el destete…. Pero ¿alguien ha visto a un gato adulto o a un perro adulto despreciar un platito rellena de leche templadita, por ejemplo? El asunto seguramente pasa porque los humanos somos los únicos mamíferos que podemos seguir tomando leche tras nuestro propio destete dado que también somos los únicos que ordeñamos a hembras recién paridas a nuestro servicio como vacas, ovejas o cabras fundamentalmente….; ¿se imagina alguien a un león adulto que tratara de mamar y la reacción de la leona recién parida que aprecia que se está desplazando a los cachorros?
Que es necesaria para apartarnos el calcio que precisa nuestro esqueleto parece obvio y que es la forma más sencilla de adquirir todo ese calcio necesario, también. Evidentemente, cuando decimos leche nos referimos a lácteos en general. Es un hecho que existen otros alimentos a nuestro alcance que contienen calcio (como las sardinas en aceite, el salmón y otros pescados azules, el brócoli y las verduras de hoja verde como acelgas, espinacas, canónigos, grelos, la rúcula y demás, las naranjas, los frutos secos….), pero en cantidades netamente inferiores a las contenidas en los lácteos para los mismos pesos; de aquí la eficacia de los lácteos.
Hace ya un tiempo abordamos el asunto de la ingesta de leche entre adultos en este mismo web en http://www.neyro.com/2014/02/20/mitos-y-realidades-sobre-la-ingesta-de-leche-de-vaca/; en relación con ello, de forma reiterada nos hemos venido ocupando de las innumerables ventajas que para nuestra salud presenta tener unos adecuados niveles de vitamina D, responsable precisamente de la absorción intestinal de todo ese calcio ingerido (véase en el linkhttp://www.neyro.com/2012/02/02/lo-que-usted-debe-saber-sobre-la-vitamina-d/)
Ahora, tras toda esta polémica, nuevos estudios abundan en las ventajas indudables de la ingesta de leche entre los adultos y los niños (excluyendo siempre, lógicamente., a los intolerantes a la lactosa y a los alérgicos a las proteínas de la leche de vaca….), incluyendo la prevención de un problema terrible de nuestra sociedad cual es la obesidad. Y es que la leche y los lácteos en general dificultan la acumulación de grasas de reserva, evitando de esta manera la obesidad
Ayudan a aumentar la sensación de saciedad.

El calcio que contienen la leche y los productos lácteos dificulta la acumulación de grasas de reserva en el organismo, algo que ayuda a conseguir un peso corporal saludable a individuos de todas las edades y puede ser un importante aliado contra los problemas de sobrepeso y obesidad, según la profesora de investigación del CSIC Manuela Juárez.

En este sentido, concreta la experta, la disminución de calcio dentro de las células puede estimular la lipólisis (proceso de quema grasas) e inhibir la lipogénesis (generación de reservas de grasa), “dificultando así la acumulación de grasas”.

Además, está comprobado que una elevada ingesta de calcio “disminuye las concentraciones de la hormona paratiroidea en el organismo”. Esta hormona es responsable, junto con la vitamina D activa, de la tarea de reducir la entrada de calcio al interior de las células, explica la especialista.

Por otro lado, indica que un alto consumo de proteínas lácteas “reduce la ingesta de alimentos por generar, en el organismo, un aumento de la saciedad”. Las dietas con alto contenido en calcio “han evidenciado una mayor excreción de grasa”, señala esta experta. En anteriores ocasiones, en nuestro propio blog, amigo lácteos habíamos señalado que el calcio es también uno de los elementos que ayuda a frenar la obesidad o el riesgo de padecer diabetes. “El calcio y la presencia de péptidos bioactivos con actividad saciante. El calcio reduce la digestibilidad de las grasas ingeridas, reduciendo el valor calórico de los alimentos grasos”, señalábamos entonces y se reitera de nuevo ahora.

Finalmente, la experta ha resaltado que los niños que consumen una mayor cantidad de calcio presentan un menor índice de masa corporal (IMC), lo que “podría disminuir su riesgo de obesidad en la adolescencia y en la etapa adulta”. “Tres porciones de productos lácteos al día, como parte de una dieta equilibrada, pueden ayudar a conseguir un peso corporal saludable en la infancia y en la adolescencia”, recalca.

Por cierto, evitar la obesidad no hará más que traernos beneficios a nuestra salud en el corto, medio y, sobre todo, en el largo plazo (ver si no se está de acuerdo esta noticia en nuestro blog http://www.neyro.com/2014/12/09/casi-500-000-nuevos-casos-de-cancer-al-ano-relacionados-a-la-obesidad/)

6 pensamientos en “Los productos lácteos dificultan la acumulación de grasas de reserva, evitando la obesidad”

  1. Enhorabuena, querida Anshe, enhorabuena…..

    Pero lo importante en las dietas es saber mantenerse y, sobre todo, hacer una alimentación VARIADA Y COMPLETA….., en la que no falte ningún tipo de alimentos necesarios para su salud.

    En el empeño le puede ayudar un médico endocrinólogo que es el especialista médico que más sabe de nutrición y dietética y que adaptará la dieta de mantenimiento a su salud para que ésta no se deteriore ni la falte de nada.

    Nos encanta que nos visite, que aprenda con nosotros y que comparta en el web sus logros.

    Hasta cuando quiera, estimada Anshe.

    No olvide hablar de nosotros con sus amigas!!!!!

  2. Pues, estimada Mercedes…., no sabe lo rico que sabe (la leche….) leer sus comentarios al artículo y a nuestro web¡¡¡¡

    Extiéndalo entre sus amigas para que nuestro blog pueda seguir ayudando a más personas, si le parece bien.

    Es un placer recibirle, querida Mercedes.

    Hasta cuando quiera¡¡¡¡¡

  3. Estimado Mikel:

    No imagina la enorme ilusión que nos hace que nos visite, que nos siga y que nos permita seguir enseñando o divulgando conocimientos científicos alrededor del metabolismo fosfo-cálcico-magnésico a través de pequeños sueltos como estos que publicamos en nuestro web.

    No sería lógico, por dispar el debate, que entrara en la dinámica de la fisiopatología de la osteoporosis y de otros trastornos del mencionado metabolismo porque el debate sería desigual ante la falta de transversalidad.

    No obstante, le agradecemos mucho su interés y que nos siga; en otros lugares de nuestro web le aportamos a nuestros seguidores mucha información sobre las consecuencias de esas conductas que expone cuando los médicos especialistas recibimos….., cada día……, las fracturas óseas por fragilidad consecutivas a opiniones similares….

    Es un honor para nosotros, insisto, en cualquier caso, recibirle en nuestro web y que nos siga.

    Muy agradecidos por todo ello.

    Seguiremos con nuestra tarea de divulgar los conocimientos…., más allá de expresar solo opiniones.

  4. Dr. Neyro,
    Me gustaría comentar varios aspectos de lo que propone en su artículo”

    “barbaridades como que los humanos son los únicos mamíferos que seguimos tomando leche tras el destete…. Pero ¿alguien ha visto a un gato adulto o a un perro adulto despreciar un platito rellena de leche templadita, por ejemplo?”

    Lo que es desde luego una barbaridad, es que los humanos sigamos tomando leche a lo largo de nuestra vida después del destete, de hecho como más adelante comentas, somos los únicos mamíferos que arrebatan y toman la leche de otros mamíferos a lo largo de su vida.
    No se puede justificar esto, diciendo que al ofrecer leche de vaca a otros mamíferos como perros o gatos les agrede o guste, al fin y al cabo es una sustancia nutritiva con características organolépticas deseables y seguramente a cualquier animal le parecería apetecible.

    “El asunto seguramente pasa porque los humanos somos los únicos mamíferos que podemos seguir tomando leche tras nuestro propio destete dado que también somos los únicos que ordeñamos a hembras recién paridas a nuestro servicio como vacas, ovejas o cabras fundamentalmente….”

    Los humanos (algunos) podemos seguir tomando leche a lo largo de nuestra vida debido a que al continuar con la ingesta de esta tras nuestro destete, el cuerpo continúa produciendo la enzima lactasa para poder hacer frente a la ingesta de lactosa.
    Es por este motivo que existen muchas comunidades en diferentes países que son intolerantes a la leche a lo largo de toda su vida (por ejemplo en China), ya que su dieta no incluye productos lácteos.
    Al mismo tiempo, si la ingesta de leche cesa durante un tiempo prolongado, la producción de enzima lactasa se ve disminuida y la persona se vuelve intolerante o parcialmente intolerante a la lactosa.
    Está claro que si podemos seguir tomando leche no es por nuestra fisiología, sino porque al contrario que otros animales podemos apropiárnosla y hacer uso de ella

    “Que es necesaria para apartarnos el calcio que precisa nuestro esqueleto parece obvio y que es la forma más sencilla de adquirir todo ese calcio necesario, también”
    La leche no es necesaria para aportar el calcio que necesita el cuerpo, si bien si aporta calcio, hay muchísimos más alimentos que también lo hacen

    “Es un hecho que existen otros alimentos a nuestro alcance que contienen calcio, pero en cantidades netamente inferiores a las contenidas en los lácteos para los mismos pesos; de aquí la eficacia de los lácteos”

    Existen muchísmos alimentos que contienen más calcio que la leche, adjunto unos ejemplos (calcio por 100g de alimento)
    125mg LECHE
    975mg semillas de sésamo
    750mg semillas de lino
    631mg semillas de chía
    270mg almendras
    183mg nueces
    140mg avellanas
    Utilizando la retórica querría plantearle si los lácteos le parecen realmente efectivos aportando calcio, cuando actualmente muchísimas leches funcionales están enriquecidas en calcio ¿acaso no es suficiente el que aporta la leche?

    En cuanto al resto del artículo, todas las propiedades beneficiosas que atribuyes a los lácteos, en realidad podrían atribuírsele al Calcio, mineral que se encuentra como sabemos en infinidad de alimentos.
    Siendo así, los lácteos en general no me parecen un alimento deseable para evitar la obesidad, es más, seguramente muchos obesos abusen de lácteos.
    Entre los lácteos están los quesos, cuya mayoría poseen un porcentaje de grasa elevadísimo (grasa saturada de hecho) y por mucho calcio y proteínas saciantes que puedan tener no son alimentos que ayuden a combatir la obesidad ni mucho menos, como mucho podría estar de acuerdo en leches desnatadas o quesos frescos. Por este motivo, el título del artículo “Los productos lácteos dificultan la acumulación de grasas de reserva, evitando la obesidad” no me parece para nada adecuado, ya que otorgas a todos los lácteos supuestas propiedades beneficiosas del Calcio y dices que de esta forma se evita la obesidad.

    Gracias y un saludo
    Atte. Mikel Lizaso
    Nutricionista

Los comentarios están cerrados.