Las madres sanas de todo el mundo dan a luz bebés de tamaño muy similar

Los conceptos de raza, etnia y sus aparentes diferencias biológicas hace ya casi dos décadas que pasaron a ser solo diferencias sociológicas, cuando no políticas, dados los hallazgos de la similitud genética entre todas las personas de nuestra especie. Así de claro y rotundo, expone el criterio el Dr. José Luis Neyro, consultor de ginecología en el Hospital Universitario Cruces de Bilbao. Existían múltiples estudios genéticos que corroboraban la afirmación y ahora, un bien diseñado estudio epidemiológico confirma con los hechos biológicos, lo que era evidente para la genética de poblaciones.
A nivel mundial, existen grandes diferencias en cuanto al tamaño promedio de un bebé recién nacido. Hasta la fecha, estas diferencias habían sido explicadas principalmente mediante factores como la raza y el origen étnico. Un estudio internacional presentado en “The Lancet Diabetes & Endocrinology” acaba de refutarlo. El estudio ha mostrado que el tamaño de los bebés al nacer es parecido en todo el mundo, cuando estos han sido concebidos por madres sanas.

Un consorcio internacional dirigido por investigadores de la Universidad de Oxford (Gran Bretaña) (concretamente por el español José Villar, senior fellow del Nuffield Department of Obstetrics and Gynaecologu de la University of Oxford en Inglaterra, ha comparado el crecimiento fetal y el tamaño de 60.000 neonatos en ocho zonas urbanas de Brasil, China, India, Italia, Kenia, Omán, Reino Unido y EE. UU. No solo los métodos aplicados fueron idénticos, sino que también las máquinas empleadas fueron del mismo tipo.

Los investigadores descubrieron que no hubo prácticamente ninguna diferencia entre los bebés en el tamaño al nacer y el crecimiento fetal, cuando las madres contaban con una buena salud, nutrición y educación. Solo el cuatro por ciento de la diferencia en el tamaño se pudo atribuir a factores poblacionales. El tamaño promedio fue de 49,4 centímetros (± 1,9 centímetros), que cumple casi con exactitud el criterio definido por la OMS para un bebé de tamaño normal (49,5 centímetros ± 1,9 centímetros). Es evidente que la nutrición materna es fundamental en salud del nuevo ser, incluso a futuro (véase en el link http://www.neyro.com/2014/08/30/el-peso-al-nacimiento-y-la-lactancia-natural-repercuten-en-la-salud-cardiovascular-adulta/)

Los datos obtenidos a través del estudio se utilizarán para elaborar criterios internacionales de crecimiento fetal y neonatal. Actualmente, en cada país se evalúa el crecimiento de formas muy diversas, lo cual “no tiene sentido biológico”, afirmó el autor sénior Stephen Kennedy, de la Universidad de Oxford.
Además, los resultados muestran que la mejora de la salud, la nutrición y la educación de las madres afectará de forma drástica a la salud de la siguiente generación. “En la actualidad no somos todos iguales al nacer. Pero podemos serlo”, afirmó el autor principal Jose Villar de la Universidad de Oxford. Es más, añade el Dr Neyro, responsable de contenidos de este blog, son los hábitos sociales muchas veces los que establecen las diferencias, toda vez que, por ejemplo, la frecuencia de lactancia materna permite un mejor desarrollo intelectual de los bebés según sean lactados al pecho o no lo sean. Lo explicamos en http://www.neyro.com/2013/10/09/la-lactancia-materna-extendida-en-el-tiempo-hace-mas-listos-a-los-ninos/.
Referencia en Lancet Diabetes Endocrinol. 2014 Jul 4. pii: S2213-8587(14)70121-4. doi: 10.1016/S2213-8587(14)70121-4. [Epub ahead of print]The likeness of fetal growth and newborn size across non-isolated populations in the INTERGROWTH-21st Project: the Fetal Growth Longitudinal Study and Newborn Cross-Sectional Study.