La amenaza silenciosa, una pandemia en el siglo XXI

webmd_rm_photo_of_porous_bones

El diagnóstico precoz y la adopción de una dieta y un estilo de vida saludable permiten frenar la evolución de la osteoporosis, una enfermedad que cada año causa 25.000 fracturas de hueso en España y cuyas consecuencias más directas son la pérdida de autonomía y calidad de vida del paciente. Así se ha demostrado en un reciente artículo publicado en Climacteric por el grupo de investigación liderado por los Drs. Palacios, de Madrid y Neyro, titular de este web (ver en http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23710562)

Por este motivo, el Grupo Hospiten ha lanzado una campaña para informar acerca de los factores de riesgo asociados a su desarrollo y en especial de las medidas que contribuyen a prevenir las consecuencias de esta patología crónica que produce fractura de hueso en una de cada tres mujeres y en uno de cada cinco hombres mayores de 50 años, según la Sociedad Española de Reumatología (SER). El Dr. Neyro, participante como ponente en las recientemente celebradas II Jornada de salud Ósea de la Comunidad de Madrid, lo expresaba el viernes pasado al comentarlo en su ponencia sobre Control,de los tratamientos de la Osteoporosis.

Tal y como ha advertido el reumatólogo de Hospiten, Dr. José L. Rosales, la osteoporosis es, en muchas ocasiones, una enfermedad silenciosa en la medida en que no se detecta hasta que se produce una fractura. Sin embargo, prosigue, hoy en día existe la posibilidad de obtener un diagnóstico precoz que, con el tratamiento adecuado, permite frenar la evolución de esta enfermedad, prever el riesgo de fractura y mantener la calidad de vida del paciente. Son las fracturas y su repercusión posterior en la salud de los pacientes lo que altera la calidad de vida de nuestras pacientes, señala el Dr. Neyro aludiendo a la publicación de los resultados de sus investigaciones sobre el tema en Climacteric de febrero 2014; las pacientes fracturadas ven clara y significativamente mermada su calidad de vida tras cada fractura.

Para ello, el enfermo debe someterse a una densitometría ósea, una prueba indolora y rápida que permite conocer la cantidad de mineral en los huesos. Además, la elaboración de un diagnóstico preciso requiere también una entrevista médica personalizada, con el fin de valorar cuál es la mejor actitud preventiva o de tratamiento según las condiciones de cada persona. Nosotros en Ginecología Gran Vía, en Bilbao, hemos incorporado hace más de un año un densitómetro DEXA de última generación que nos facilita mucho esa tarea sin daño alguno para nuestras pacientes, señala nuestro experto, el Dr. Neyro (ver en http://www.neyro.com))

En este sentido, los dos expertos han insistido en que la extrema delgadez, el consumo de tabaco y alcohol, el sedentarismo, la baja ingesta de alimentos ricos en calcio o vitamina D (leche, quesos, yogures, frutos secos, verduras) y la existencia previa de algunas enfermedades (reumáticas, hepáticas, digestivas o endocrinas, como la menopausia precoz o el fallo ovárico prematuro) son algunos de los factores de riesgo que existen de desarrollar osteoporosis y que deben tomarse en cuenta a la hora de hacer un diagnóstico precoz, junto a otros datos del paciente como son su raza, edad y sexo, además de sus antecedentes familiares y genéticos.

 

Aunque no se trata inicialmente de una enfermedad mortal, el Dr. Rosales ha asegurado que algunas de las fracturas más frecuentes que se producen por osteoporosis tienen consecuencias graves en el paciente. En este sentido, ha señalado que transcurridos tres meses de una fractura de cadera, la mortalidad de los pacientes se incrementa un 13%, según se recoge un estudio de la SER. Además, en el caso de los que superan este tipo de fractura, hay un porcentaje elevado que presenta algún tipo de discapacidad y pérdida de autonomía.

Un pensamiento en “La amenaza silenciosa, una pandemia en el siglo XXI”

Los comentarios están cerrados.