El estilo de vida podría frenar la pérdida de salud e incluso de estatura.

PEFUME2Las elecciones de estilo de vida de la edad adulta, y no solo los hábitos saludables en la niñez, influyen sobre cuánta estatura se pierde al envejecer, señalan los investigadores de una reciente publicación, según relata el Dr. Neyro en la celebración del Día Mundial de la Salud, siete de abril.

El estudio también halló que la pérdida de estatura relacionada con la edad provee claves sobre otros problemas de salud. Para el nuevo estudio, investigadores estadounidenses y chinos analizaron datos recolectados de casi 18,000 adultos en China, a partir de los 45 años de edad.

“La evidencia muestra que no solo los eventos en la juventud se asocian con la forma en que envejecemos, sino también las decisiones de salud más adelante en la vida”, aseguró en un comunicado John Strauss, profesor prensa de la Universidad del Sur de California (Estados Unidos). El Prof. Strauss y su equipo hallaron que la pérdida general de estatura relacionada con la edad era de 3.3 centímetros entre los hombres, y de 3.8 centímetros entre las mujeres. Sin embargo, los adultos de las ciudades perdieron mucho menos estatura que los que vivían en áreas rurales.

Las personas que completaron la escuela primaria también perdieron mucho menos estatura que los analfabetos, con 0.89 cm menos en los hombres, y 0.58 cm menos en las mujeres. Además, los hombres que completaron la secundaria perdieron casi 1 cm menos que los analfabetos.

Independientemente de la estatura máxima, la pérdida de estatura también es un indicador importante de otros problemas de salud a medida que las personas envejecen, según el estudio, que aparece en la revista “American Economic Journal: Applied Economics” (AEJ). También lo habían evidenciado el investigador vasco, José Luis Neyro y su equipo de colaboradores en un reciente estudio suyo publicado en Menopause, una de la revistas líderes en la comunicación de resultados de investigaciones en ginecología, órgano oficial de comunicación de la North America Menopause Society.

Por ejemplo, los investigadores hallaron un vínculo particularmente firme entre la pérdida de estatura y las habilidades de memoria y de pensamiento. Las personas que perdieron más estatura eran mucho más propensas a no rendir bien en pruebas de esas habilidades.

La pérdida de estatura relacionada con la edad es normal, pero esa pérdida puede aumentar ante ciertas afecciones de salud, como la artritis, la inflamación de las articulaciones de la columna, o la osteoporosis y sus frecuentemente infra-diagnosticadas fracturas vertebrales (el 65% de todas ellas quedan sin diagnóstico en nuestro país, señala José Luis Neyro), verdadera amenaza silenciosa. Investigaciones anteriores han mostrado que esas afecciones de salud se asocian con unos hábitos del estilo de vida como la dieta, el ejercicio y el tabaquismo, anotaron los autores del estudio.

Aunque el estudio encontró una asociación entre los factores del estilo de vida y las diferencias en la pérdida de estatura en la vejez, no demostró causalidad.